Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

lunes, 1 de enero de 2018

Cincuenta y dos minutos


Mi amiga Saya me invita a pasear muy temprano,
cuando aún no se ha ensamblado la mañana.
¿Repetimos, vieja compañera, el paseo de otros años?

Lo primero es el matemático relevo de dos coches: rápido uno
para vaciar, raudo el otro para llenar esos metros de asfalto.
Y un primer viajero que se despide con el tableteo de su maleta de ruedas.

Lo segundo, el frío, que no alcanza el grado de masaje y que acuna a
esas parejas que se recogen, Leonora con los tacones en la mano, o
haciendo equilibrios sobre ellos; Florestán jugando a Casanova.

Lo tercero, el denominador común del lenguaje gangoso del alcohol,
que facilita las risas, allana las bromas, propicia los abrazos,
también la comunión de los besos cruzados sobre las mejillas.

Lo cuarto, esa larguísima de soñadores insomnes que hace guardia
en la esquina de calle Granada: ¡ningún taxista os va a meter en la cama,
compañeros de viaje, ni a cantar ninguna vieja nana!

Lo quinto, los ciclistas y corredores solitarios y a destiempo,
y las farolas que duermen a las 8:32 horas, también esas bandadas
de personas con alas que zurean o levantan el vuelo a su antojo.

Lo sexto, botellas de champán y antifaces, bolsas evisceradas
de cotillones, esa bengala que se ofrenda en honor a la última batalla,
y el olor de una pastelería aún cerrada, que se cuela bajo la persiana.

Lo séptimo, ajeno a los que aún despeinan la mañana con sus vagabundeos,
un albañil hinca las rodillas en calle Comedias, mudo homenaje a
todos cuantos trabajan ahora mismo, abstemios de fiesta y descanso.

Y lo octavo, la música de Beethoven que anida en los auriculares
y que habla de la condesa von Browne. Amanece el Largo e mesto
de su Séptima Sonata para piano, compuesta hace 220 años.
 
Los sueños que pudieron albergar el compositor y la Condesa son
los mismos que ahora atesoran el viajero con su tableteo de ruedas,
los mismos de Leonora y Florestán, tacones en la mano, Casanova la sonrisa;
y los de quienes aún esperan la caridad de un taxista que, por descontado,
pasa de largo porque ya está harto de soñadores borrachos;
y que los de ese albañil que trabaja a destiempo y a deshora.

Si el horizonte de 2018, amiga Saya, fuese tan claro como el de
esta mañana, no habría que temer al advenimiento de pasado mañana;
no lo haré en tanto me queden tu fidelidad y la de Beethove
n. 



De propina, os dejo el Largo e mesto de la Sonata nº 7 para piano Op. 10 nº 3, de Ludwig van Beethoven en las manos de Murray Perahia.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario