Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

domingo, 23 de abril de 2017

Mancuerna intelectual


Os dejo una nueva entrada (extractada) del diario que estoy escribiendo. En esa ocasión, va de cita literaria. 


279.
Esto escribe Arthur Conan Doyle en su ensayo titulado “Cruzando la puerta mágica”, y que Gasmask publicase en 2015:   

“Si se registraran las estadísticas del reino para mostrar la popularidad entre el público de diferentes novelistas, creo que es muy posible que el señor George Meredith ocupará una posición muy baja. Si, por el contrario, se convocara a una serie de autores para determinar a cuál de sus artesanos contemporáneos consideraban el más grande y el más estimulante para la mente, estoy seguro que igualmente de que el señor Meredith obtendría una gran preponderancia de votos. De hecho, su único rival concebible sería el señor Hardy. (...) ¿cuáles son las cualidades que han repelido a tantos lectores y, sin embargo, han atraído a aquellos cuya opinión debería tener un peso especial?
La razón más obvia es su absoluta falta de convencionalidad. El público lee para divertirse. El novelista lee para arrojar nueva luz sobre su arte. Leer a Meredith no es una mera diversión; es un ejercicio intelectual, una especie de mancuerna intelectual con la que desarrollar los músculos del pensamiento. Cuando lo lees, la mente permanece en un estado de tensión todo el tiempo.”

 

Independientemente de que se conozca o no la obra del citado Meredith, la reflexión de Doyle sigue siendo vigente. Una cosa es la popularidad, y otra la literatura; una, la venta de libros, y otra muy diferente, el arte. Algo de este jaez le sucedió a Mozart cuando estrenó “Idomeneo, re di Creta”. Pese a su empeño por componer una ópera que marcase un hito en la Historia de la Música, pese a firmar una de las obras más complejas y hermosas del repertorio del siglo XVIII, el público en su día le dio la espalda. Hoy está considerada una pieza fundamental en el repertorio de todos los teatros del mundo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario