Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Las tristes apariencias



Os dejo este fragmento más que significativo de "La ley del amor", de Vicent Guillem:

"La esclavitud formal es ilegal en todos los países, pero prácticamente toda la humanidad se rige bajo un sistema económico y político que tolera y alienta la explotación y el abuso del ser humano de una forma tan semejante a la esclavitud formal que se confunde con ella. Muchos países esconden bajo una apariencia de democracia gobiernos que fingen servir al pueblo pero que en realidad se sirven del pueblo para satisfacer propósitos egoístas, o que aparentan querer la paz pero que fomentan la guerra y la justifican para que parezca que es la única opción para resolver los conflictos, cuando en realidad nunca buscaron otra opción."

2 comentarios:

  1. [...]"la humanidad en su conjunto, para poder convivir de forma armónica, ha de respetar la justicia y el libre albedrío y ponerla en práctica, y eso se ha de reflejar en el funcionamiento de las sociedades, en las formas de gobierno, las leyes, la economía, la educación y la cultura. Y aunque en la teoría algunos países del mundo recogen en sus leyes los principios de libertad y justicia, en la práctica el egoísmo del ser humano se encarga de echarlos por tierra y sólo se quedan en papel mojado."

    Fragmento previo al tuyo en "la ley del amor".

    Estoy convirtiéndolo a audiolibro para acompañar a la conversión del primero que ya tiene en su blog desde hace tiempo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Geburah, loable tu empeño. Ya nos cuentas más cuando ese audiolibro sea una realidad.

    ResponderEliminar