Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

sábado, 30 de julio de 2016

El cuento de la Princesa Kaguya (reseña)


Título: El cuento de la Princesa Kaguya
Título original: Kaguya-hime no Monogatari
Director: Isao Takahata 

Año: 2013
Duración: 137 min.


Guión: Isao Takahata, Riko Sakaguchi
Música: Joe Hisaishi


Sinopsis (extractada de Filmaffinity): Basada en un cuento popular japonés anónimo del siglo IX, "El cortador de bambú". La historia comienza cuando una pareja de ancianos campesinos encuentran a una niña diminuta dentro de una planta de bambú, y deciden adoptarla como si fuera su hija. Convertida rápidamente en una hermosa mujer, es pretendida por muchos hombres, incluido el emperador...

Estos son algunos de los premios cosechados por el film de Takahata: Nominada a Mejor largometraje animación en los Oscar 2014, Mejor largometraje de animación por Críticos de Los Angeles 2014, Festival de Cannes 2014: Sección oficial, etc




Muchos cinéfilos desprecian las películas de dibujos animados. Con suerte, le conceden el beneficio de la duda a toda un clásico del Séptimo Arte como es “Fantasía”; es a lo más que llegan los integristas del cine.

 
El Habitante Incierto de esta casa, más abierto de mente, disfruta por igual de una película ya sea interpretada por actores de carne y hueso o actores de colores y tinta negra. Lo importante es el guión, la trama, el delineado psicológico de los personajes, y nunca la técnica empleada para conseguirla.

Ayer le tocó el turno a la última maravilla alumbrada por el Estudio Ghibli, una película de Isao Takahata: “El cuento de la Princesa Kaguya”. El milagro del nacimiento de la princesa en una caña de bambú, el milagro de la repentina transformación en bebé, el de la improbable subida de leche a los pechos de una anciana o el del crecimiento anormal de la pequeña no son más que el inicio de una historia que Takahata cuenta con delectación y sosiego. Sin prisas. Todo tiene su tempo. 

 

El director se regodea, sobre todo en las escenas campestres, en una paleta de colores asombrosos, reforzando los detalles en el centro de la imagen y difuminando los contornos conforme se alejan del mismo. La naturaleza se muestra en todo su esplendor, no hay mejor escenario para las tiernas correrías de Brote de Bambú, así llaman a la princesa sus amigos, y Sutemaru.

Toda esta felicidad no es más que el prólogo al verdadero drama que la protagonista vivirá en cuanto se traslade a la capital, donde su padre “adoptivo”, el leñador que la recogió del bambú, ha edificado una mansión en su honor gracias al oro que ha ido encontrando en el interior de otros bambúes. Ajena a la predestinación de quienes viven para ser princesas, Kaguya se siente a disgusto, constreñida por las convenciones y los rigores de una clase social a la que sus padres se empeñan que pertenezca. El aprendizaje y la rebeldía, el sometimiento y la rabia, volcados sobre una muchacha a quien la hermosura se le escapa por los ojos y por los dedos cuando toca una música en el koto.



La música, firmada por Joe Hisaishi, acompaña, susurra, colorea cada sentimiento con la dulzura propia de la princesa Kaguya. La película, que no se hace larga pese a superar los ciento treinta minutos, es una de esas raras joyas que uno se encuentra de improviso en el intrascendente cine actual. Si hoy en día en el cine todo son efectos visuales de artificio, historias escritas y deglutidas para espectadores con el cociente intelectual de una ameba, y chistes de variada índole con que satisfacer los bolsillos de quienes pagan una entrada o con que endulzar aún más las palomitas de colores, “El cuento de la princesa Kaguya” rinde homenaje a la tradición del buen cine japonés, pausa, composición de personajes, diálogos justos, y una historia que trasciende


El Habitante Incierto sabe que ha visto una obra de arte. Un nuevo clásico. Una joya. Y así te lo hace saber. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario