Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

sábado, 31 de octubre de 2015

Selección de músicas para Halloween

Sí, el Habitante Incierto ya sabe que vosotros sois puristas de las tradiciones más hispanas. Y que en virtud de ello, no consumís cultura anglosajona. Abomináis, pues, del cine más americano. No oís a músicos yanquis, ni disfrutáis con el baloncesto de la NBA. Por descontado, no permitís que vuestros hijos se licencien en el colegio al modo americano, ni celebráis despedidas de soltero/a siguiendo los patrones dictados por los filmes yanquis más aberrantes. Sois españoles puros, raza a preservar del influjo extranjero. 
 
El Habitante, menos español que vosotros, celebra Halloween porque le divierte y, por si no fuera bastante, divierte a su niña. Así que aquí tenéis una musiquillas (no españolas) para celebrar el día.


 André Caplet (1875-1925), el autor de El espejo de Jesús, compuso en 1908 La máscara de la Muerte Roja, sobre el famoso cuento de Edgar Allan Poe, para arpa o piano y cuarteto de cuerdas.




Heinrich August Marschner (1795-1861) compuso en 1828 la ópera Der Vampyr (El Vampiro), basada en la historia homónima de John Polidori. Aquí tenéis su obertura. 




Claude Debussy (1862-1918) no llegó a concluir la ópera La caída de la Casa Usher, en la que trabajó desde 1908 a 1917. Por descontado, está basada en el famoso relato de Edgar Allan Poe. 






Tales of Mystery and Imagination, lanzado en 1976, es el álbum debut de banda de rock progresivo The Alan Parsons Project, cómo no, basado en las narraciones de terror de Edgar Allan Poe. 


viernes, 30 de octubre de 2015

GLENN, una realidad

Aquí tenéis la portada oficial de GLENN, la novela ganadora del Premio Jaén de Novela 2015. La sombra es evidentemente la del pianista canadiense: cualquiera que conozca su efigie se dará cuenta al instante. El trabajo de la editorial Almuzara y de Javier Ortega, responsable último de la edición, es impecable. 




jueves, 29 de octubre de 2015

Por si no lo tenéis claro

Prefiero apostar por una tradición tan deleznable como Halloween, tan dañina para la esencia española, y, por el contrario, abominar de una tradición tan artística, respetuosa y animalista como la de las corridas de toros.


domingo, 25 de octubre de 2015

Ciudad de Heridas, lo primero de Ediciones El Transbordador


Título: Ciudad de Heridas
Autor: Miguel Córdoba
Año: 2015
Editorial: Ediciones El Transbordador
Páginas: 227


Texto de contraportada:  A la ciudad de Gran Salto acaba de llegar un forastero. Es un tipo muy alto —casi parece un zancudo—, viste de negro y lleva puesta una ridícula chistera. Sus ojos, de un extraño color violeta, contienen todas las estrellas del cosmos. Lleva consigo una maleta pasada de moda donde guarda el destino de cuatro chicos, una cuchilla con la que cortar una sonrisa y un plan para que se deje de construir la ciudad. Ha venido a curar viejas heridas.

Perros que emiten gemidos casi humanos, unos terribles asesinatos en casa de un famoso escritor o un lago con un romántico y asfixiante secreto son sólo algunos de los ingredientes de esta singular historia. «Ciudad de Heridas» es una novela que atrapa irremediablemente al lector en un mundo de terror, ciencia ficción y surrealismo.


El Habitante Incierto posa con la novela


Anunciar el nacimiento de una nueva editorial siempre es motivo de alegría, y más aún si radica en Málaga, ciudad herida de muerte culturalmente hablando. Una ilusión la de esta joven empresa que debería contagiar a las altas esferas municipales, esferas que, de una puñetera vez, deberían promover la cultura de verdad y dejar de apostar por exposiciones y museos para cruceristas. ¡Bienvenido pues, El Transbordador, a este difícil universo de las letras!

Vayamos ahora con la obra que nos trae hoy hasta aquí: Ciudad de Heridas. ¿Qué se puede decir de esta laberíntica novela sin desvelar nada sustantivo? De primeras, que toda la obra está presidida por la figura zancuda de un tipo que, tocado con chistera y vestido con abrigo largo, se pasea por Gran Salto (el pueblo en que transcurre la acción) sin soltar una maleta pasada de moda. ¿Qué esconde ella? Seamos prudentes y digamos tan solo que se trata de un terrible secreto, secreto que compete a cuatro amigos, los Ratas Azules, a saber: Damián, Max, Andrés y Jaime. El pasado y el presente como territorios a conquistar. La realidad y la ficción como escenarios a descifrar. Dos novelas en una que se entrecruzan. Dos escritores, dioses en miniatura, que no dejan de mover a su personajes. Tal vez tenga razón el enigmático tipo de la chistera cuando sostiene ante Damián Mustieles que "Dios es una chica de nueve años que vive dentro de una urna de cristal en una base subterránea secreta de Nebraska. Pero ésa es otra historia." Otra historia que debe ser contada en otra ocasión, añade el Habitante Incierto de esta Casa Deshabitada.

De complicada clasificación, pues marida terror, ciencia ficción y surrealismo, la obra de Miguel Córdoba nos cuentas muchas cosas y, al mismo tiempo, ninguna; juega a enredar al lector real (el que posee el libro) y a los lectores personajes (ésos que viven en sus páginas) en una espiral descendente que acabará por desvelar el verdadero secreto del que es emisario el zancudo de la chistera. Es la historia del escritor Damián Mustieles, ese descenso a los infiernos más comunes, ése que puede desintegrar la unidad familiar. También la historia de Gabriela Flanagan. La de Max el Coleta. La visita a "La Guarida". La presencia del Lago Cocito. La desaparición de Sara Gallardo sin xplicación aparente. El Hayedo. Ese instante en que cobra protagonismo Los Cantos de Maldoror, del Conde de Lautréamont. 

Hablar de influencias en esta Ciudad de Heridas, si no consultamos en persona al autor, podría convertirse en un verdadero juego. Córdoba apuntaría algunas, seguramente con mayor fundamento que las que citará a continuación el Habitante Incierto, pero éste apuesta por las novelas La historia interminable, de Michael Ende (pero ésa es otra historia), y Cien años de soledad, de G. García Márquez, y por películas como Cuenta conmigo, de Rob Reiner, y The Cabin in the Woods, de Drew Goddard. Sea como fuere, estamos ante una novela realmente singular y ante un autor que apuesta por el género de calidad, escrito para lectores inteligentes, casi una rara avis en nuestros días.

Lo difícil para Ediciones El Transbordador va a ser mantener el nivel alcanzado con ésta su primera publicación. El tiempo resolverá esta duda, pero ésa es otra historia. Dejemos que sea la propia editorial la que nos la cuente en otra ocasión.

sábado, 24 de octubre de 2015

Adiós a Maureen O'Hara

Hoy, 24 de octubre, ha fallecido Maureen O'Hara.  


Todos la recordaremos como Mary Kate Danaher, esa irlandesa indomable que traía de cabeza a Sean Thornton, o lo que es lo mismo John Wayne. La pelirroja de "El hombre tranquilo". A sus treinta y pocos años, su belleza traspasaba la pantalla. 

Descansa en paz, Maureen. 

Aquí tenéis a la pelirroja cantando el célebre "Danny Boy", año 1962. 



Os dejo los dos besos más famosos de la película de John Ford.





sábado, 17 de octubre de 2015

Holmes y Moriarty en manos de J. R. Biedma


Título: Tus magníficos ojos vengativos cuando todo ha pasado
Autor: Juan Ramón Biedma
Año: 2014 
Editorial: Lengua de Trapo
Páginas: 438

Sinopsis: Londres, 1891. Cuando los propios londinenses denominan niebla asesina a la bruma que lleva varios días asentada sobre la ciudad es que han pasado por muy pocas penumbras semejantes a aquella.
Una oleada de secuestros de niñas, algunas de ellas relacionadas con las primeras personalidades políticas, resulta ser sólo un signo más de la cadena de acontecimientos que amenaza con el desplome del país más importante del mundo.




Durante las primeras secuencias, Juan Ramón Biedma se obstina en armar ese misterio que habrá luego de resolver (o no) el detective más famoso del mundo, Sherlock Holmes. La señora Mostel que huye a través de esa casa que ha convertido en un verdadero laberinto de puertas y escaleras. La princesa Alice que se deja guiar por un niño sin brazos y que presenta un alambre de espinos clavado en el pecho. Una pareja de curas que (mientras juegan al más prohibido de los juegos) son testigos de la agresión a una niñera y el secuestro de la niña que cuida.

Enseguida entran en acción los que van a ser los protagonistas de la novela. Véase: Erasmo Cox, que se presenta como revientacadaveres, un tipo sin escrúpulos que se dedica a profanar las tumbas de los muertos recientes, y a quien hostiga cierto episodio del pasado. Tyco Sprouse, gerente del Jardín Zoológico de Aclimatación Hagenbeck, ese lugar donde se retiene a especímenes de distintas razas de hombres, nativos de distintas partes del planeta que se exhiben igual que fieras. Rambalda, la hija del canciller, que busca a su hija que ha sido raptada. James Moriarty, antiguo profesor de matemáticas, que interviene para que evitar que un monje le vuele la cabeza a una niña que tiene raptada, una eminencia que vive escondido en un lazareto, a salvo de los fisgones. Y Sherlock Holmes que huye, se disfraza, se camufla a fin de eludir esa incierta amenaza que se cierne sobre él.

El otro personaje que falta, y que se empeña en cobrar el pertinente protagonismo, no es otro que Londres. Esa cuidad podrida de indigentes, prostitutas y gente de aviesas intenciones, de teatros y de clubes elitistas como el Diógenes. Esa urbe que patean a diario los Irregulares de Baker Street o en la que se desloman por una miseria los niños abrecaminos. Un Londres que agoniza la llamada niebla asesina. El novelista nos explica a qué obedece esta niebla poniendo de ejemplo aquella otra que se abatió sobre Londres en 1880: el humo del carbón de las calefacciones y de la industria se combinaron para formar una densísima plaga tóxica de dióxido de azufre y partículas de combustión que había hecho aumentar los índices de mortalidad por encima de las peores previsiones.

Tal y como detalla Juan Ramón en la inicial Descubierta del autor, esta novela no es más que la prolongación del cuento de Arthur Conan Doyle El problema final, todo lo que pudo cocerse en torno al celebérrimo duelo que librarán Moriarty y Holmes en la cataratas de Reichenbach y que nunca fue contado. No es de extrañar que, a causa de ello, el relato de Doyle aparezca aquí y allí marcando el rumbo que habrá de llevar la trama para que coincida con ese viaje a Europa, a Suiza más concretamente.

El caso queda establecido a la par que se van presentando los actores principales y los secundarios. Un caso, por cierto, de lo más cruel: el rapto de cuatro niñas. A saber, la nieta del canciller, la sobrina del arzobispo de Canterbury, la ahijada del primer ministro y la niña de la reina. Por cada una de ellas se exige el pago de medio millón de libras. Detrás de todo ello, late una idea de Moriarty, mucho más honorable que sus indignos métodos de financiación. Un proyecto que tiene mucho de altruismo. 

Con la habitual maestría, cuando no brillantez, propia del autor de El humo en la botella, Biedma teje todo este tapiz que sabe de traiciones, viejos ajustes de cuentas, sospechas y golpes de efecto. Una novela (premiada con el II Premio Valencia de novela negra 2014) que, pese a su extensión, más de cuatrocientas páginas, se lee sin mesura. En cada capítulo palpita una nueva sorpresa y se anticipa el famoso duelo en lo alto de las cataratas de Reinchenbach. 

Imprescindible para los holmesianos. Y para quienes quieran leer una historia adictiva, que mima y cuida por igual a los personajes y el escenario.

domingo, 11 de octubre de 2015

Los buenos patriotas


Os dejo este fragmento de un pasquín firmado por René Magritte en 1946. Lo encabeza o lo firma, según se mire, El Imbécil. Y dice lo siguiente: 

"Los buenos patriotas son unos imbéciles; los buenos patriotas joden a la patria.

Cada día, en cada momento, al menos un patriota caga sin escrúpulos sobre el suelo sagrado de la patria."

domingo, 4 de octubre de 2015

Coming soon... GLENN

Hoy hace justamente 33 años que falleció Glenn Gould. Corría el 4 de octubre de 1982. Es de justicia que el Habitante Incierto, en este su blog, reivindique la figura del pianista, no en vano su nueva novela, galardonada con el Premio Jaén de Novela, versa sobre el músico canadiense. 

Montaje promocional sobre la nueva novela

Aquí tenéis este primer contrapunto de El arte de la fuga, de J.S.Bach.