Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

lunes, 6 de julio de 2015

Un cuento de Henry Miller


Título: La sonrisa al pie de la escala
Título Original: The smile at foot the ladder
Autor: Henry Miller
Año: 1948
Páginas: 109 páginas
Editorial: Bruguera Todolibro
Encuadernación: Tapa blanda

Este reseña apareció en el blog de Sevilla Escribe el 5 de julio de 2010:
http://sevillaescribe.blogspot.com.es/2010/07/la-sonrisa-al-pie-de-la-escala-de.html


Así comienza este cuento: Nada podía menoscabar el brillo de esa extraodinaria sonrisa, grabada en el melancólico rostro de Auguste. En la pista del circo, esa sonrisa adquiría una cualidad propia, desprendida, magnificada, que expresaba lo inefable.
Al pie de una escala que ascendía hasta la luna, Auguste se sentaba en contemplación, con su sonrisa inmóvil y sus pensamientos muy lejos de allí. Esta simulación del éxtasis, que Augusto había llevado a la perfección, impresionaba siempre al público como la suma de lo incongruente.


Al mismo tiempo que en Europa entra en vigor el Plan Marshall, o que mueren dos legendarios directores de cine David W. Griffith y Serguei Eisenstein y asesinan a Gandhi; que se ruedan inmortales películas como Cayo Largo y El tesoro de Sierra (John Houston), La dama de Shanghai (Orson Welles), Hamlet (Laurence Olivier) y El ladrón de bicicletas (Vittorio De Sica) o se estrena mundialmente la más bella de las sinfonías del Siglo XX, la Sinfonía Turangalila (Olivier Messiaen), en ese año de 1948 escribe Henry Miller este cuento, mucho más interesante para mayores que para niños debido a su hondura existencial.

La publicación que tengo entre manos, tanto por la portada como por las ilustraciones, juega al equívoco al hacerla parecer destinada a un lector infantil o juvenil. Pero nada más lejos de la realidad. La fuerte carga existencialista del payaso protagonista, Auguste, nada tiene que contar a gente que no sea madura y comprenda la angustia del payaso.

La historia empieza cuando Auguste, cansado de su propio éxito como payaso con su famoso número de la sonrisa al pie de la escala, decide terminar con esa vida y buscarla allá afuera, más allá del circo. Pero de inmediato se da cuenta que ha dejado de ser él y necesita volver al cobijo de la farándula. De regreso, un hecho concreto le permitirá jugar a ser él siendo otro payaso.

La prosa de Henry Miller se muestra segura, no hay nada que sobre ni, por supuesto, que falte. Conduce la historia con elegancia e imágenes y metáforas de mérito con destino al final. Un relato muy hondo para su exigüa extensión, no llega a setenta páginas, porque a las 109 páginas del libro hay que restarle el Prólogo de Ana María Moix y el Epílogo del propio autor. Dejemos que sea Henry Miller quien defina su propia obra: "Indudablemente es el cuento más extraño que haya escrito".

Muy recomendable. Una pequeña gozada. Un regalo inteligente y diferente, ideal para regalar en cualquier fecha, si es que sois capaces de encontrarlo porque creo que no hay muchas ediciones y las supongo descatalogadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada