Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

sábado, 24 de enero de 2015

Cuarenta años del Concierto de Colonia


Hoy, 24 de enero de 2015, se cumplen cuarenta años de uno de los recitales de piano más famosos de la historia del jazz. Se trata del KOLN CONCERT que Keith Jarrett dio en 1975. 

Os dejo unos datos recolectados en la red (fundamentalmente en la Wikipedia inglesa): 

Keith Jarrett había seleccionado para el concierto un Bösendorfer Imperial 290 dado su rendiemiento, pues no en vano es uno de los mejores pianos del mundo. Por lo visto, y dada cierta confusión del personal de la Ópera de Colonia, se preparó otro Bösendorfer de menor categoría y prestaciones. Por desgracia, el error fue descubierto demasiado tarde como para ser subsanado. Este Böisendorfer era el que se solía emplear en los ensayos, producto de lo cual no se hallaba en las mejores condiciones. Al parecer sonaba metálico, fino en los registros superiores y débil en el registro bajo, sin contar con que los pedales no funcionaba correctamente.
 

En consecuencia, Jarrett, para enmascarar las deficiencias del instrumento, utilizó ostinatos y ondulantes figuras rítmicas de la mano izquierda para acentuar las graves fuertes, y concentró su improvisación en la parte central del teclado. Manfred Eicher, productor de ECM Records, dijo más tarde: "Probablemente Jarrett tocó de aquella manera porque no contaba con un buen piano. Puesto que no podía enamorarse del sonido, no encontró otra forma mejor de obtener el máximo provecho de ello. "
 

Jarrett llegó a la Ópera por la tarde, cansado después de un viaje agotador por Suiza. No había dormido durante las noches previas y padecía un fuerte dolor de espalda, que le obligó a usar un aparato ortopédico. Aunque en un primer momento se negó a tocar en el piano que le había tocado en desgracia, al final cedió. El concierto empezó a las once y media de la noche, y el aforo se completó: mil cuatrocientas personas, mil cuatrocientos privilegiados que asistieron a un instante único de la historia del jazz.
 

Era la noche del 24 de enero de 1975.
 
Para finalizar, aquí tenéis su primera parte, todo un prodigio de improvisación. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada