Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

jueves, 11 de diciembre de 2014

El Rito, de Laird Barron



Título: El Rito
Título original: The Croning
Autor: Laird Barron
Año: 2012
Páginas: 344
Editorial: Valdemar Insomnia





La novela comienza con indudable sabor a cuento antiguo, mostrándonos una historia que al principio se antoja desubicada del natural curso del resto de los capítulos. Sólo hay que atesorar la suficiente paciencia lectora para descubrir hacia dónde nos lleva Barron. Porque nada es gratuito.


En el Capítulo I la hija del Molinero logra casarse con el Rey tras demostrar que es posible convertir la paja en oro. Rara y poco corriente habilidad. Nadie puede sospechar que todo es cosa del Enano y sus excepcionales artes. Cuando la hija del Molinero, coronada ya Reina, queda embarazada, no del Rey como cabría esperar sino del Espía (hermanastro de aquella), el Enano se presenta ante ella y exige el pago al favor que le otorgó de transformar la paja en oro. Cuando nazca su hijo se quedará con él, salvo que antes ella averigüe el verdadero nombre del Enano. Ése es el trato. Para ello el Enano le concede un plazo de tres meses. 


De inmediato comienza la búsqueda del nombre a través de todas las tierras conocidas. Será el Espía quien invierta más interés en ella, tanto que terminará por alcanzar una remota región donde se erige un extraño templo consagrado a unos no menos extraños dioses. Lo que descubrirá allí se encuentra más allá de la razón. 


Estructurada en nueve capítulos, que (amén del primero que se sitúa en la antigüedad) basculan entre 1958 y la actualidad, la obra cambia de aires al principio del Capítulo II. Éste nos guía hasta finales de los años 50 del S.XX y comienza así: “La primera vez que Donald Miller estuvo a punto de morir fue mientras visitaba México, pero al poco ya no recordaba nada de aquel suceso, salvo en sueños que se disipaban instantes después de despertar. Sin embargo su cuerpo sí lo recordaba. Su sangre lo recordaba, y también la negra savia de su subconsciente.”


Es ocasión de conocer al susodicho Donald Miller y a su esposa, Michelle Mock. En apariencia están disfrutando plácidamente de un viaje por México. Buenas comidas y mucho sexo. Todo cambia cuando Michelle recibe una llamada: a partir de entonces ella desaparece junto al profesor Trent, al parecer husmeando el rastro de unas excavaciones. Donald queda sólo, desnortado, a la espera del regreso de su mujer. Pasan los días sin noticias de ella, empieza a preocuparse. Es hora de pedir ayuda. De la mano de Kinder y de Ramírez, dos mexicanos de moral más que dudosa, emprende la búsqueda de Michelle a través de barrios y lugares que un turista yanqui nunca debería conocer. Un descenso al infierno terrenal que tendrá graves consecuencias. 


El Capítulo III desembarca en la actualidad. La madeja del misterio no deja de ovillarse. El matrimonio de Donald y Michelle parece diverger en lugar de converger. De pronto se antojan que siguen un mismo camino cuando en realidad no hacen más que separarse, año a año. Parte del misterio reside en la experiencia cobrada por Donald en México, experiencia que es incapaz de recordar. Ha olvidado el final de aquel descenso a los infiernos terrenales propuesto por Kinder y Ramírez. En este capítulo podemos leer este párrafo, que habla de los intereses de Michelle como investigadora: “En aquellos tiempos Don no pensaba demasiado a menudo en la cruzada de Michelle, aquella obsesión apocalíptica cultivada durante sus primeros años de universidad por demostrar la existencia de una casta familiar en concreto, probablemente tribal, que habitaba en los confines de la civilización (…) Esta teoría era absurda. (…) Los poderes fácticos se mofaron de sus teorías de la Tierra Hueca y las desdeñaron como la deplorable, aunque tal vez natural chifladura de una científica por lo demás genial.”


¿Qué secreto esconden los Mock, el linaje del que desciende Michelle? ¿Es consciente Donald del peligro que corre habiéndose casado con ella? ¿Es verdad que “Somos hormigas” como dijo el abuelo de Donald a éste cuando era un mocoso, hormigas en manos de un poder inimaginable? ¿Qué es eso de la teoría de la Tierra Hueca? ¿Quiénes son los primitivos de los que habla Kurt, uno de los dos gemelos de Donald y Michelle? ¿Qué puerta abrió Donald en México en 1958, a qué abismo se asomó? ¿Conseguirá el Espía desvelar el enigma del nombre del Enano y evitar que éste se quede con el hijo de la Reina? ¿Quiénes son en realidad los Niños de la Vieja Sanguijuela? 


Editada con el habitual esmero que Valdemar y Valdemar Insomnia imprimen a todas sus criaturas, “El Rito” de Laird Barron responderá a todas las preguntas planteadas durante sus más de trescientas páginas. La novela posee el indudable gustillo que todo buen lovecraftiano busca en publicaciones que recuerdan, de una manera u otra, al genio de Providence.  


El autor, que cita películas como “Casta indomable”, “Clave Omega” o “La semilla del diablo”, hace gala de un estilo brillante por momentos, capaz de esculpir con esmero frases más que notables. Si bien es verdad que la obra atraviesa unos capítulos, los centrales, más áridos, de ritmo algo laxo, ello es un pecado menor; y es que tanto el principio como el final harán disfrutar a los aficionados a este tipo de historias. 


Una novela sobre la amenaza que se cierna sobre la Humanidad desde los márgenes de la razón.

(Esta reseña ya ha aparecido en Fantasymundo.) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario