Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

lunes, 10 de marzo de 2014

Viaje al Oeste: tercera jornada


Vaya por delante que estas jornadas del Viaje al Oeste contienen spoliers.



CAPÍTULO VII
EL GRAN SABIO ESCAPA DEL BRASERO DE LOS OCHO TRIAGRAMAS.
EL MONO DE LA INTELIGENCIA ENCUENTRA SOSIEGO BAJO LA
MONTAÑA DE LAS CINCO FASES


Tratan de ejecutar a Wu Kung sin éxito. Se entrega entonces a Lao-tse para que lo queme en el Brasero de los Ocho Triagramas. Tampoco consigue nada, pese a tenerlo dentro del brasero un buen montón de años.
Una vez libre, el Rey Mono regresa al Palacio Celeste para asaltarlo. Nada podrá contener su furia. Desesperado, el Emperador de Jade hace llamar al Patriarca Budista Tathagata. Éste, tan pronto como se hace cargo de la misión, le lanza un reto al rebelde. Que éste se suba en una de las manos de Tathagata y luego escape de ella. Si gana, se quedará con el Palacio Celeste; si pierde, regresará a las Regiones Inferiores. Wu-Kung pierde y Tathagata lo encierra bajo una montaña. 
Para celebrarlo, se celebra en el cielo el Banquete de la Paz Celestial.  



CAPÍTULO VIII
PARA LA OBTENCIÓN DE LA FELICIDAD SUPREMA EL BUDA SOBERANO
HA CREADO LAS ESCRITURAS. KWANG-ING RECIBE LA
ORDEN DE DIRIGIRSE HACIA CHANG-AN


Tathagatta regresa al Monasterio del Trueno. Solicita que alguien vaya al Este en busca de un peregrino que vaya hasta allí a recoger las Escrituras Sagradas, capaces de conseguir que el Hombre inicie una vida de virtud y lleve a cabo buenas obras. Se ofrece a llevar a cabo la misión la Bodhisattiva Kwang-Ing. Antes de marchar le hacen entrega de una túnica (para que no caiga en la Rueda de la Transmigración), un bastón (para que se libre de venenos y demás sustancias ponzoñosas) y tres escamas. Huei-An se convierte en su guardaespaldas.
Comienzan el viaje. Se topan con una montaña donde mora un monstruo. Luego llegan al Río de la Corriente de Arena, de ochocientas millas de ancho, en cuyas aguas bucea un segundo monstruo. Posteriormente encuentran un dragón colgado, castigado por el emperador de Jade. Y al pasar por la Montaña de las Cinco Fases visitan al Rey Mono, que ya lleva quinientos años encerrado bajo la montaña. A todos ellos la Bodhisattiva les conmutará sus penas si ayudan al peregrino, que ella ha de buscar en el Este, cuando pase por allí.
Finalmente llegan a Chang-An, capital de la Gran nación de la Nación de los Tang. Es allí donde buscarán al hombre que ha de ir a buscar las Escrituras Sagradas.



CAPÍTULO IX
AL IR A TOMAR POSESIÓN DE SU CARGO, CHEN KWANG-JUI SE TOPA
CON LA DESGRACIA. AL SER VENGADOS, LOS PADRES RECIBEN EL
PREMIO DEBIDO A SUS DESVELOS


Kwang-Jui, también llamado Chen-Er, visita Chang-An decidido a pasar unas pruebas de inteligencia y sabiduría. Se casará con Man Tang-Chiao y el Emperador le concede un puesto de gobernador en Chaing-Chou. 
De camino hacia allí, la pareja es atacada por dos barqueros al ir a cruzar un río. Uno de ellos, después de matar a Kwang-Jui (su espíritu es rescatado por el rey Dragón del palacio del Cristal de Agua), toma las credenciales de éste y a su viuda. 
Man Tang-Chiao da a luz al hijo de su difunto esposo. Para que el barquero no lo mate, lo deja sobre un madero en el río (lo señala arrancándole a bocados un dedo del pie izquierdo). Fa-Ming, monje del Templo de la Montaña de Oro, salva al niño y lo llama Hsüan-Tsang. Éste, a los dieciocho años, regresará en busca de su madre y vengar la muerte de su padre. 
Kwang-Jui será resucitado por el Rey Dragón y todos se reúnen después de las visicitudes vividas. 



CAPÍTULO X
EL ANCIANO REY DRAGÓN TRANSGREDE LAS ÓRDENES DEL CIELO.
EL PRIMER MINISTRO WEI ENVÍA UNA CARTA A UN FUNCIONARIO
DE LA MUERTE 


El pescador Chang-Shao y el leñador Li-Ting discuten sobre las bondades de sus oficios y de las ventajas de trabajar en el río o en la montaña. El primero, antes de despedirse de su amigo, afirma que pesca con la ayuda de un adivino, Yüan Shou-Chang, natural de la ciudad de Chang-An que le dice dónde echar sus redes. 
Semejante técnica, llegada a oídos del Rey Dragón del Palacio de Cristal de Agua le preocupa. Decidido a averiguar qué ocurre con ese adivino, se transforma en un humano, literato por más señas. Encuentra el adivino, que vaticinará el tiempo del día siguiente. El Rey Dragón, empleando malas artes, desobedece al cielo y consigue que las predicciones no se cumplan. Pero se cumplen muy a su pesar. Sabedor de que el Emperador de Jade le castigará, el Rey Dragón pide ayuda al Emperador Tang.
Mientras tanto, el juez Wei-Cheng es emplezado para ajusticiar al Rey Dragón por haberse atrevido a desobedecer las ordenes celestiales. Conocedor de este hecho, el Emperador Tang trata de entretener al juez jugando al ajedrez. En mitad de la partida, éste se duerme.
Al despertar, llegan dos ministros con la cabeza cortada del Rey Dragón. Ante la evidencia, Wei-Cheng explica al Emperador que la ha cortado en sueños. Ahora es el Emperador quien en sueños ve cómo el Rey Dragón viaja al Reino Inferior para presentar una queja ante la falta de palabra de aquél. El Emperador Tang enferma, atacado en sueños por fantasmas. 
Cercana ya su muerte, el juez Wei-Cheng le entregará una carta para que se la dé a Tswei-Chüe, juez del Reino Inferior; éste le ayudará. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario