Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

sábado, 28 de septiembre de 2013

La noche a través del espejo, de F.Brown


Título: La noche a través del espejo
Título original: Night of the Jabberwock
Autor: Fredric Brown
Año: 1950
Páginas: 185
Editorial: Júcar. Etiqueta Negra


Texto de contraportada: “Fredric Brown es un autor para todos, excepto para los tristes (y aun así no sería una mala solución para su tristeza): graciosos, bromistas, chiflados, angustiados, sádicos, obscenos, viciosos, alcohólicos, soñadores, hastiados, estudiantes ingenuos y viejecitos de vuelta de todo, leed y releed a Fredric Brown, él os procurará una salida a las tensiones, un consuelo a vuestras inquietudes cotidianas y el apaciguamiento de muchos de vuestros fantasmas.” Gérard Helfer

“La noche a través del espejo, considerada a menudo como la obra maestra de Brown, se centra en los acontecimientos que se acumulan mágicamente durante la noche de una pequeña ciudad para alimentar la primera página de una publicación.” Javier Coma 




Trataré de no desvelar nada sustantivo, como es norma en esta Casa Deshabitada. Hace años que el escritor Antonio Castro-Guerrero me habló de esta obra; incluso llegó a ofrecerme el ejemplar de su propia biblioteca para que saciase mi curiosidad. Desde el primer momento me llamaron la atención tanto el título original como el traducido al español, amén de la portada, versión de un dibujo de John Tenniel para Alicia en el País de las Maravillas. Tal vez se interpusieron demasiadas lecturas entre esta obra y yo, pero lo cierto y verdad es que nunca nos encontrábamos. Con el paso del tiempo conseguí un ejemplar en la librería Estudio en Escarlata, de Madrid, donde creo que sobrevive algún ejemplar más. Fue un sentimiento de placer casi sexual encontrar la edición de Júcar Etiqueta Negra (a pesar de sus fallos de corrección).


Escrita en 1950, esta obra comparte año de creación con Eva al desnudo, La jungla de asfalto, Rashōmon o Strómboli en el cine, con El camino en la literatura o con Il prigionero en la lírica. Brown la escribió cuatro años después de Universo de Locos y cinco antes de Marciano, vete a casa, dos de sus novelas más recordadas, auténticos clásicos de la ciencia ficción.


La obra empieza con una tarde más. Tan gris y monótona como las demás. O al menos eso piensa Doc Stoeger, propietario y uno de los dos únicos trabajadores del Carmel City Clarion, el periódico local de una pequeña localidad estadounidense. Es jueves. Junto con Pete, ha de preparar los tipos para la imprenta, y así tener lista la edición del viernes, Doc se lamenta de que en el pueblo nunca pase nada. Nunca. Y que su periódico acabe de esta manera colmado de noticias intrascendentes, convocatorias locales y chismes de medio pelo. Tan deprimente es el futuro del negocio que está pensando en vender el periódico. En el bar de su amigo Smiley suele ahogar las penas con unas copas.

Pero esta noche de jueves, cuando se encamina a casa, todo saltará por los aires. La tranquilidad se hará añicos. Al principio parece que la cosa no será para tanto. Nada más lejos de la realidad. Al llegar a casa le espera un sujeto que dice llamarse Yehudi Smith. Asegura que ha ido en su busca como especialista en la obra de Lewis Carroll, de la que Doc es confeso devoto. La historia que tiene que contarle le dejará con la boca abierta: le habla de las Hojas Vorpales y del Jabberwock. Y de una casa a las afueras del pueblo en que...

Hay hampones. Robo en un banco. Un supuesto divorcio. La venta del periódico que pende de un hilo. Y algún que otro asesinato. Novela cortita (menos de 190 páginas) que se lee con facilidad y mucho gusto. Porque todo está por descubrir. Si he de ponerle un pero a esta obra de Fredric Brown es que no explote como es debido las distintas referencias al mundo de Lewis Carroll. Este Habitante Incierto, que siempre ha gustado de las aventuras de Alicia, echó de menos más implicación de aquellas novelas en esta. Por lo demás, es una lectura de lo más recomendable. Divertida por momentos.

Luego no digáis que no lo leísteis en esta Casa Deshabitada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario