Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

viernes, 28 de junio de 2013

Mis 3 westerns favoritos

Con independencia de un buen puñado de westerns memorables, sin olvidarme de El hombre que mató a Liberty Valance, Hasta que llegó su hora, El último atardecer, El último tren a Gun Hill, El árbol del ahorcado, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, Horizontes de grandeza, Río Rojo y tantos otros, quiero subrayar mis tres favoritos. Una aclaración: son los míos, puede que no los tuyos.  Vamos allá:



CENTAUROS DEL DESIERTO (1956), de John Ford: 
Pocas veces se ha visto que el paisaje, concretamente el Monument Valley, se convierta en otro personaje más de la trama. Se siente el calor, la arena que arde bajo los cascos de los caballos, los farallones de piedra que se fríen bajo el sol. Pero al mismo tiempo, disfrutamos de la nieve que mancha las botas de los protagonistas o entorpece el paso de la caballería. Todo en este film es puramente físico, desde el sudor de los caballos hasta el filo acerado de la mirada de Ethan Edwards (John Wayne). 
Inspirada en la novela de Alan Le May The Searchers, John Ford lleva hasta el límite la obsesión de Edwards por buscar a su sobrina, a pesar del tiempo y de la amenaza de los indios. Una maravillosa obra de arte, una de mis películas favoritas de todos los tiempos. 

 x x x 



EL BUENO, EL FEO Y EL MALO (1966), de Sergio Leone:
Desde la genial presentación de los tres personajes, esas secuencias en que se retratan al Feo, al Malo y al Bueno (se repite esta fórmula al final), hasta el famoso duelo a tres que tiene lugar en el cementerio de Sad Hill; desde los maravillosos títulos de crédito hasta la irrepetible música que trufa toda la obra, todo en esta película de Leone es soberbio: las actuaciones, los primeros planos, las bromas contínuas... A pesar de su duración, se pasa en un suspiro gracias a un guión milimetrado en que la acción, la pausa y los chistes están calculados al segundo. 
En determinados momentos, el director hace cine mudo, dejando que las miradas y los gestos de los actores hablen más que sus propias bocas o sus pistolas. Toda una lección de Cine en Mayúsculas.

x x x 



SIN PERDÓN (1992), de Clint Eastwood: 
Con una música intimista (todo lo contrario que la de Morricone para el film de Leone), el tono de este film es claramente oscuro, casi apocalíptico, sobre todo en su famosa escena final. Pero más allá de esa amenaza que se cierne sobre los que abusaron y consistieron el abuso de las prostitutas, lo que realmente le importa a Eastwood es componer el personaje de William Munny, un labrador que deja a sus hijos por dinero en pos de recuperar parte de ese pasado que ha enterrado bajo las heces de los puercos a los que cuida. Todo está sugerido en ese "anciano" que parece digno de lástima y que, sin embargo, oculta un pozo demasiado profundo.
A Eastwood, como director y actor, le basta con apretar la mandíbula y la cámara, afilar la mirada y el objetivo, para que ese pasado se claree antes de que la pólvora dicte sentencia. Sencillamente genial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario