Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

domingo, 29 de julio de 2012

Mi heroína, de Toni Carbos y Javier Cosnava



Título: MI HEROÍNA
Autor: Toni Carbos (dibujos), Javier Cosnava (guión)
Año: 2008
Páginas: 112
Editorial: Dibbuks

Texto de Contraportada: Mi Heroína es la historia de un dibujante de comics que se vuelve loco. Amante de excesos, del consumo de estupefacientes y del abuso de pinceladas, colores y viñetas? perderá el rumbo hasta caer en el abismo de la autodestrucción. No es una historia como otra cualquiera, es una odisea cruel y, a la par, onírica y seductora. Probablemente no podréis olvidarla. Es muy difícil desengancharse de Mi Heroína.


Biografía de Toni Carbos aparecida en esta obra: nació en 1976 en Sant Boi del Llobregat. Adicto a los pínceles, apasionado del buen cina y de la música, pasa su vida encerrado entre las cuatro paredes de su buhardilla, creando personajesde ensueño que vagan por las áridas llanuras de su imaginación.
Trabajó como entintador en diversos proyectos, a nivel nacional e internacional, antes de ambarcarse en un proyecto propio y personal con el guionista Javier Cosnava.

Biografía de Javier Cosnava aparecida en esta obra: nació en 1971 y vive actualmente en Oviedo (Asturias). Escritor de género fantástico, colaborador de diversas revistas del género, goloso hasta la médula, esteta y bon vivant, pretende, junto a su amigo Toni, buscar un sitio en el mundo de la novela gráfica con la propuesta arriesgada e innovadora que tienen ahora entre sus manos. 


La obra se divide en 6 partes (añado los premios que fueron otrogados a cada una de estas partes). A saber: 

Parte 1 - Despertar - 1er. premio del X Premio de Cómic Alcazul, de Tomelloso 2007
Parte 2 - Silencio - 2º premio del XV Certamen de Cómic Mutantes Paseantes de San Roque 2008
Parte 3 - Oscuridad - Premio especial del Jurado del Concurso de Cómic "Ganobarako 2008" de Basauri
Parte 4 - Alucinación - 1er. premio del XV Concurso de Cómic Ciudad de Torrelavega 2008
Parte 5 - Sueño - 1er. premio del X Concurso de Cómic de Alcorcón 2008
Parte 6 - Condcutor de almas - 2º premio del V Concurso de Cómic "La ballena" de Parla 2007
 
La cantidad de premio recibidos da buena fe de la calidad de la obra, que contiene momentos de gran literatura como corresponde a un escritor de la talla de Javier Cosnava. E imágenes muy sugerentes creadas por Carbos. Qué decir de las grapas en los ojos del protagonista o de los sueños que tiene. Poco más que añadir sin tener que destripar las inquietudes del dibujante protagonista, salvo que su lectura es muy intensa, casi como un puñetazo en la boca del estómago, a pesar de algunos momentos de lírica belleza. Hay determinados momentos en que la paleta de azules y grises (tonos fríos) con que está dibujado la mayor parte de la historia deja paso a los colores cálidos (rojizos y ocres) para subrayar esos cambios de registros.

Deciros además, a título personal, que me lo leí en el tren, al poco de salir de Oviedo. Y que tan sólo apartaba la vista del cómic para echar un vistazo al increíble paisaje que nos rodeaba. En definitiva, una pequeña joyita.

Gracias, Javier, tú sabes la razón.

Os dejo con el inicio: "La heroína es mi maltratador. Una amante exclusiva, celosa, que me sigue a todas partes. Siempre anda a mi lado, un paso detrás de mí, susurrándome palabras que no me atrevo a repetiros, palabras que me empujan un poco más allá, hacia la servidumbre y la sinrazón."

Luego no digáis que nadie os avisó. Os lo contó el habitante incierto de esta Casa Deshabitada.

viernes, 27 de julio de 2012

El Celsius 232 visto por A.Castroguer (1)

Este festival, el Celsius 232, festival que mima el género (fantasía, terror y ciencia ficción) ha nacido con la aspiración de convertirse en un referente absoluto en el panorama nacional e internacional. Se puede afirmar esto sin temor a equivocarse. Y por ende, haber tenido el placer de participar en su primera edición ha sido una gozada. He de agradecer desde estas líneas al festival que me haya invitado para presentar la antología Vintage'62: Marilyn y otros monstruos y la novela El Manantial.

Pero vayamos por partes. La organización ha sido perfecta, de tal manera que los horarios de charlas, conferencias y firmas se han ajustado con precisión casi suiza. El ambiente ha sido magnífico tanto para autores como para lectores y curiosos en general. Se respiraba amor por la literatura allá por donde se pasease. A la sombra de George R.R. Martin, el gran patriarca, florecieron multitud de actos, a cual más interesante. 

El rey dispuesto a firmar a sus incondicionales

Pude asistir a muchos de ellos; lamentablemente a otros no, por falta de tiempo o porque había que descansar de vez en cuando. Y es que las charlas, almuerzos y cenas en los locales de los alrededores del Ayuntamiento han dado mucho de sí. Y si no que se lo pregunten al grupo de la servilleta, a los ya llamados once de Blázquez. Han sido muchas las risas, las ideas disparatadas y las tertulias cruzadas sobre literatura o sobre cine.

Respecto de mi participación en Celsius, os comentaré brevemente las dos que tuve, y de las que estoy más que satisfecho:

Presentación de Vintage'62: Marilyn y otros monstruos. Estuve acompañado por Javier Cosnava y Rodolfo Martínez. Tras la jugarreta que me jugaron dos micrófonos (que se negaron a hacer buenas migas conmigo), hablé del origen de la idea incial, la semilla de la que germinó el Vintage. Se citó a los 8 monstruos a los que está dedicada la antología. Y asimismo, Rodolfo Martínez y Javier Cosnava apuntaron brevemente distintos matices acerca de sus relatos.

 Rodolfo y Javier se descojonan de mi falta de empatía con los micrófonos

Hubo una excelente acogida de público, donde se contaban muchos escritores, interesados vivamente en el proyecto de este Vintage, que desde ya se anunció que continuaría con Vintage'63: JFK y otros montruos. Se firmaron bastantes ejemplares.  

Llegó el momento de firmar Vintage'62: Marilyn y otros monstruos


Presentación de El Manantial. Decir que compartí evento con Manuel Martín y Víctor Blázquez, autores de Noche de difuntos del 38 y El Cuarto Jinete, respectivamente. Es importante señalar que esta ha sido la pirmera vez que he hablado en público de la novela, de El Manantial, pues no en vano aún queda por hacerlo en Málaga, Madrid o Sevilla. Presentó el acto Jorge Iván Argiz, director del festival y asimismo editor de las tres novelas que se presentaban.
Subrayar que con Jorge Iván establecí el juego de aparecer a destiempo en la charla. Que anunciase que Castroguer faltaría porque había tenido un percance y estaba en el hospital. Fue entonces cuando abrí de un manotazo las cortinas rojas dando un gran grito. Me encarné en Abel Marcovaldo, y como tal, respondí a las distintas preguntas del público y de Jorge Iván.

Abel Marcovaldo sentado en el famoso trono de espadas

Manuel Martín habló de sus referentes e incluso de la vigencia de la moda zombi desde la perspectiva del miedo a las distintas epidemias que en los últimos años hemos sufrido (vacas locas, gripe aviar, gripe A, ...). Por su parte Víctor Blázquez aceptó que su novela era la más canónica de las tres, y que su referente literario no era otro que Stephen King.  
Para finalizar anuncié que regalaría preservativos customizados a los lectores que se acercaran a que les firmase El Manantial. Menuda cara se les quedaba cuando se los entregaba. Fue un detalle que creo que gustó mucho. 

Junto a Víctor Blázquez (a mi derecha) y a Manuel Martín (a la izqda.)

Os dejo este breve vídeo para que veais de qué guisa aparaceió Abel Marcovaldo (el protagonista de El Manantial) en la charla sobre novelas de temática zombi.


lunes, 16 de julio de 2012

Las 2 primeras reseñas de El Manantial

Esta es la entrada nº 200 de esta Casa Deshabitada (que empezó siendo el blog de La Guerra de la Doble Muerte). El camino ha sido largo, pero fructífero. GRACIAS a todos los que me seguís desde el inicio y los que os habéis sumado luego.

Os iré dejando las distintas reseñas, de dos en dos para no aburrir, que han ido apareciendo en internet sobre "El Manantial". Por ahora estoy muy contento porque nadie ha subrayado como gratuita la violencia o la pornografía. Todos convienen en que forma parte inherente de la historia y del dibujo de los personajes.

Empecemos...

Catherine Ashmoot ha sido la primera en realizar una reseña, y tal vez la primera lectora de la obra. Afirma habérsela leído en un día. Es una mujer que vive en Arganda del Rey. Se define como escritora Amateur y diseñadora de muebles virtuales en Second Life, aparte de aprendiz de todo, maestra de nada. 



Ella nos dice en Asylum of Broken Dreams esto acerca de la violencia contenida en la novela:
"Sus páginas contienen un sin fin de macabras escenas: violentas, sexuales, sacrílegas. Quizás para alguien con un estómago delicado, ésta novela resulte algo difícil de leer (...) Aconsejo una palangana al lado mientras se lee por si se os revuelven las tripas. A mí ciertamente hubo un momento en el que, a pesar de decir que ya nada me sorprende ni asusta, pensé que la necesitaría."

Para quien quiera leer la reseña completa, le dejo el enlace:
http://z8.invisionfree.com/Asylum_Broken_Dreams/index.php?showtopic=16

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -  

La segunda reseña viene firmada por Emilio J.Bernal. Jerezano de nacimiento, vive ahora en Vilaseca de Solcina. Trabajador incansable, compagina sus ratos de ocio con la familia y la escritura. Sinceramente, creo que con el paso del tiempo podremos hablar de sus novelas publicadas.



Emilio define con estas palabras el ritmo de la novela en su blog Desde la Morgue:
"Muchos dirán (y con razón) que es una novela con un ritmo endiablado (...) pero soy un poco más rudo, digo que es una obra con un ritmo acojonante, y que la historia, directamente, te coje de los huevos y te los aplasta con un martillo "True Temper" con cabeza de acero de cinco kilos. (...) Hace un par de semanas que terminé de leer “El Manantial”. Y el olor a podredumbre, sangre seca, semen … El olor a al vertedero y a salmuera, todavía residen en mi paladar. Es más, diría que permanecen impregnados en mi ropa … ".

Para leer completa la reseña, entra en este enlace:
http://desdelamorgue.blogspot.com.es/2012/07/resena-de-el-manantial.html


miércoles, 11 de julio de 2012

Diario de la Jodida Desesperación (1)

Abro esta sección en el blog para que luego se diga que los artistas están de espaldas a la realidad. Los anunciados recortes a todos los niveles, los aplausos y risas con que el anuncio hecho por Rajoy ha sido recibido por el Gobierno, la marcha minera... todo ha confluído en el Día Uno del Diario de la Jodida Desesperación. O mucho me equivoco, o todo irá a peor.

Después de la morfina que ha supuesto la Eurocopa de fútbol, nos hemos despertado agónicos y nos enfrentamos a la crónica de una muerte anunciada: la del consumo, la del estado del bienestar. Como en toda muerte traumática ya habrá tiempo para lamentaciones. Ya que lo primero es gritar de rabia. Y en ello está España, ya cansada del mangoneo al que es sometida año tras año.

Cual comanches, estamos decorando nuestros rostros con la pintura de la guerra. Ahora sólo hace falta que alguno cometa una imprudencia y todo se irá a tomar por culo. Esperemos que por el bien de todo esto no suceda.  

Pero mejor que yo, que hablen las imágenes, recogidas de esta página de RTVE:  






domingo, 8 de julio de 2012

Centauros del desierto, detalle a detalle



Título: CENTAURO DEL DESIERTO
Título original: The Searchers
Año: 1956
Duración: 119 min.
Director: JOHN FORD
Guión: Frank S. Nugent
Música: Max Steiner
Fotografía: Winton C. Hoch

Sinopsis (extraída de Filmaffinity): Texas. En 1868, tres años después de la guerra de Secesión, Ethan Edwards, un hombre solitario, vuelve derrotado a su hogar. La persecución de los comanches que han raptado a una de sus sobrinas se convertirá en un modo de vida para él y para Martin, un muchacho mestizo adoptado por su familia.

Antes de nada os dejo una selección del reparto de la película, repleto de admirables actores que bordan los personajes secundarios:
    John Wayne    ...     Ethan Edwards
    Jeffrey Hunter    ...     Martin Pawley
    Vera Miles    ...     Laurie Jorgensen
    Ward Bond    ...     Reverendo Capitán Samuel Johnston Clayton
    Natalie Wood    ...     Debbie Edwards a los 15 años
    John Qualen    ...     Lars Jorgensen
    Olive Carey    ...     Mrs. Jorgensen
    Harry Carey Jr.    ...     Brad Jorgensen
    Henry Brandon    ...     Cicatriz - Scar
    Ken Curtis    ...     Charlie McCorry
    Hank Worden    ...     Mose Harper
    Walter Coy    ...     Aaron Edwards
    Dorothy Jordan    ...     Martha Edwards
    Pippa Scott    ...     Lucy Edwards

Más allá de la consabida reseña, voy a hablaros de los detalles que contiene la película y que la hacen verdaderamente grande. El guión de Frank S. Nugent es maravilloso e incide en estos matices que nos hablan de Ethan Edwards y de los demás protagonistas. Así que, quienes no hayáis visto el film, absteneros de seguir leyendo. Esa entrada se disfruta desde el recuerdo de quien ya la ha visitado varias veces.

Empecemos con la apenas insinuada relación entre Ethan y Martha, la mujer de su hermano Aaron:
-Ethan besa a Martha en la frente, ésta cierra los ojos.
-Martha dobla cuidadosamente el abrigo largo de Ethan para guardarlo en un baúl.
-Ethan descansa en el umbral de la casa junto al perro. El plano permite ver, gracias a que está la puerta abierta, cómo Aaron cierra la de su dormitorio. No se añade ni una sola línea de guión.
-El capitán Clayton será testigo de cómo acaricia Martha el abrigo de Ethan cuando lo saca del baúl, de la suavidad del gesto. Nadie habla, por supuesto.
-Ethan volverá a besar a Martha en la frente y ésta vuelve a cerrar los ojos.

Vayamos con el carácter de Ethan Edwards, trabajado como pocos por el director y el guionista. No en vano, es el protagonista y el eje de la película. Entre los aspectos positivos del personaje cabría apuntar estos, entre otros:
-el sable que le regala a su sobrino o la medalla con que obsequia a Debbie.
-el testamento que firma en favor de Marty a pesar de que lo considera medio mestizo.
-su incansable fe en la búsqueda de Debbie.
Pero ahora subrayemos los negativos, sobre todo centrados en su animadversión por los indios en general y por los comanches en particular. Hay que fijarse en las miradas que lanza Ethan Edwards o en cómo retuerce las palabras al hablar:
-los disparos a los ojos del indio que yace enterrado; así consigue que el espíritu del muerto vague eternamente.
-las cuchilladas que le da a la arena después de encontrar el cadáver de Lucy, descubrimiento que oculta a Marty y a Brad Jorgensen.
-los disparos que realiza cuando los indios, tras la persecución por el Monument Valley, se retiran a caballo y le dan la espalda río a través.
-abrir fuego de manera indiscriminada contra los bisontes con objeto de evitar que los indios se alimenten en invierno
-la cabellera de Scar que luce a modo de trofeo.

Por último me gustaría señalar una frase que repite Ethan hasta en cuatro veces: that'll be the day. Traducido en los subítulos como cuando las ranas críen pelo. Una muestra más del escepticismo y descreimiento del personaje. Os digo exactamente dónde aparecen estos comentarios:
1.- Cuando el capitán Clayton le pregunta "¿quieres abandonar?" mientras cruzan los pantanos antes de atacar a los indios.
2.- Cuando el joven Jorgersen afirma que se enfrentará a él si vuelve a decir que Debbie y Lucy están muertas.
3.- Cuando después de que Marty lea el testamento y se enfade con su tío porque dice que ya no le quedan parientes de sangre, y el mestizo le espeta "ojalá te mueras".
4.- Cuando regresan Marty y Ethan a casa de los Jorgesen en busca de ayuda y el primero dice "nos han preparado una fiesta de bienvenida".

Hay tantos detalles que convierten a este western en uno de los mejores de la historia del cine. Pero no sólo eso, sino también en una de las más estupendas muestras del séptimo arte de todos los tiempos. Fechada en 1956 tiene gracia, es casi un chiste, que no estuviese nominada para ningún Óscar. Para ninguno. Que se llevase el de Mejor Película una cinta como La vuelta al mundo en 80 días. Que el de Mejor Director recayese en George Stevens por Gigante. Que el de Mejor Actor subrayase el papel de Yul Brynner en El rey y yo. Para que veais la de injusticias que se comenten cuando se otrogan estos premios (bueno, con cualquier premio). Porque no sé si estas películas que he nombrado lo son, pero Centauros del Desierto sigue tan vigente como cuando se rodó.

Para finalizar os dejo el enlace youtube del film. No es lo mismo que verlo en la tele de casa o en una pantalla de cine, pero valga como homenaje a esta obra maestra.

viernes, 6 de julio de 2012

El grandísimo hijoputa contraataca

Ya os conté el acoso al que estaba siendo sometido cierto señor (todo un caballero, ya bastante mayor) que se sienta en una calle del centro de Málaga. Ni siquiera se puede decir que pida limosna: a lo sumo abre la mano y permanece sentado en su sillita sin dirigir la palabra a nadie.

Ya os conté que cierto agente de policía la había tomado con él. Le quitaron la silla y sus pertenencias. Pero como el señor indigente ha regresado a su sitio, erre que erre, y ha conseguido una nueva silla, el CERDO y sus compañeros que le secundan, amparan, protegen y esconden, han decidido dar una vuelta de tuerca al acoso, y así pasar a la fase de derribo.

Este podría ser el careto de quien la ha tomado con este señor, si no fuera 
porque el cerdo de la reproducción se antoja más humano.

Y el derribo, cómo no, empieza por el empleo de la fuerza física. Según me cuenta este buen hombre, le rodearon lo menos diez policías en plena calle. ¿Para qué tantos? Para evitar a los curiosos y ahuyentar a los testigos. En mitad de círculo quedaron el cerdo y el pobre infeliz. Habéis acertado: le pegó una señora paliza. Es más, aún conserva la marca de sangre en la mejilla derecha. Hoy mismo se la he visto.

Aquí tenéis a sus compañeros: los gallinas. Quienes posibilitan este disparate
al callarse como putas y no denunciar a su compañero por abuso de poder.

Pero el derribo no sería completo sin la sigiente fase: y es que acabaron denunciando al señor por pegar al policía. Sí, señores, hay que joderse. Quien conoce a este hombre sabe que no es nada violento. Es más, con su edad es casi de chiste, de risa, que le pudiese pegar. Indefenso por completo, a merced del cerdo y las gallinas (convertidos ahora en verdaderas hienas carroñeras), fue conducido a la comisaria.

Lo más grave del asunto no es sólo la dictadura de los puños y la porra impuesta por el agente agresor, o el silencio cómplice y vergonzante de los demás policías, sino la actuación de unos trileros de la verdad: los médicos que atendieron al supuesto agente agredido y al caballero apaleado.

Aquí tenéis al personal de guardia del hospital en cuestión
jugando con la verdad con la habilidad de un trilero.


Porque, canallas entre canallas, los que estaban de guardia falsearon el parte. Bueno, no lo falsearon, porque desde primera hora certificaron unas lesiones menos graves que las que presentaba el señor indigente. Para que, así, su posterior denuncia careciese de fuerza.

Y lo más ridículo del caso es que ahora él (sí, el señor mayor y silencioso) está imputado por agredir a un agente de policía y a la espera de juicio. Y el Fiscal ha llegado a pedir tres años de cárcel para el desdichado caballero. Ver para creer. No os imagináis cómo me duele el estómago de pensar en esta dictadura impuesta por quienes deberían velar por la seguridad de los ciudadanos.

Así son las hienas. Quedaros con sus caras porque a lo mejor 
os pueden atacar cuando menos os lo esperéis. 


Lamentable que esto suceda en una democracia, o supuesta democracia. Y que esta pandilla de gallinas, con el cerdo a su cabeza, se vayan a salir con la suya. Vomitaría sobre el cadaver de este sujeto que se cree que vive en el Oeste y defecaría sobre las gallinas. 

Para que luego digáis que no lo leisteis en la Casa Deshabitada.


miércoles, 4 de julio de 2012

Filmoteca del Cine Albéniz, Málaga

Os dejo el listado de películas que, durante julio y agosto, todos los jueves, se proyectarán. Un lujo que no deberías perderte si eres buen amante del cine clásico.






domingo, 1 de julio de 2012

Directores sin guión, aquí tenéis un posible remake


El enunciado de la entrada es tan falso como un billete de seis euros (o como esas reseñas que se intercambian los amigotes escritores). En realidad no me gustaría que ningún director sin escrúpulos y los bolsillos medio vacíos pusiera sus sucias manos sobre una película tan perfecta como esta. Por supuesto, olvidémonos de ese remake titulado Diabólicas que dirigiera Jeremiah Chechik y que protagonizaban Sharon Stone, Isabelle Adjani y Chazz Palminteri. No merece la pena, ¿verdad?



Título: Las diabólicas
Título original: Les diaboliques
Año: 1955
Duración: 114 min.
Director: H.G.Clouzot
Guión: H.G. Clouzot, Jérome Géronimi, René Masson, Frédéric Grendel (basado en la novela de Pierre Boileau & Thomas Narcejec)
Música: Georges Van Parys
Fotografía: Armand Thirard

Reparto: Simone Signoret, Véra Clouzot, Paul Meurisse, Charles Vanel, Jean Brochard, Thérèse Dorny, Georges Chamarat, Michel Serrault

Sinopsis (extraída de Filmaffinity): El director de un colegio, el señor Delasalle, convive con su esposa y su amante, la profesora Horner. Pero las dos mujeres, cansadas de sufrir la constante tiranía y malos tratos del hombre que comparten, deciden que esa situación no puede continuar... 

 Foto de familia del internado del señor Delasalle

Sigamos con el debate establecido al inicio de la entrada. Que hay directores muy capaces hoy en día, incluso geniales, ¿quién lo duda? Apuntaría dos nombres: Hanneke y Linch. Pero los que se atreverían a profanar esta obra con un remake a cambio de un puñado de dólares no suelen serlo. Es más, se parecen tanto a Linch o a Hanneke como un Seiscientos y un Ferrari. Y sin una pizca de genialidad es imposible trasladar la esencia de esta obra a una nueva. 

Para empezar, la obra de Clouzot se vale de una excelente fotografía en blanco y negro de Armand Thirard que retrata con una cualidad casi de forense la decrepitud y humildad de las habitaciones de aquella época, del internado, de los muebles o de la ropa de los alumnos y los trajes gastados de los maestros. No me imagino esta historia a todo color y el desacato de una estética de viodeclip, o imágenes espasmódicas, como si tuviesen un ataque de epilepsia. Por añadidura, hay que saber jugar con las luces y las sombras como lo hace Thirad para dejar al descubierto la dureza de las miradas, o el miedo de las mismas, según el caso.

La señora Delassalle y la señorita Horner


Además habría que encontrar hoy en día un trio protagonista que estuviese a la altura de Simone Signoret (como la señorita Horner), Véra Clouzot (la señora Delassalle) y Paul Meurisse (el señor Delassalle). Y que reflejasen las pertinentes diferencias entre ellos: un tipo autoritario para con todos, mujer, amante, profesores y alumnos; la esposa creyente y enferma, dueña del internado, que encarne la fragilidad de la mujer al límite de la resistencia psíquica, y a la amante del primero, una mujer capaz de cualquier cosa, incluso el aliarse con la esposa de su hombre.

¿Qué decir de esta obra sin desvelar nada sustantivo? Pues poca cosa, no vaya a ser que desobedezcamos al propio director que antes de los títulos de crédito nos recomienda que no contemos a nadie nada de la misma. Si acaso que todos los detalles tienen su explicación (en algún caso algo tramposilla, es cierto), y que hay momentos de verdadero suspense. Tanto es así que el mismísimo Alfred Hitchcock quiso comprar los derechos de la obra sin conseguirlo.

En definitiva, una verdadera obra maestra que no ha envejecido abosultamente nada con el paso del tiempo. Luego no digáis que el habitante incierto de esta Casa Deshabitada no os lo advirtió.