Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

martes, 26 de junio de 2012

Centenario de la SINFONÍA Nº 9, de G.Mahler

Hoy mismo, 26 de junio, se cumple el PRIMER CENTENARIO de una de las mejores sinfonías de todos los tiempos, la última que completara Gustav Mahler. Os hablo de la "Sinfonía nº 9" del compositor vienés.

Tal es mi admiración por esta sinfonía, que confieso que me compré la partitura (al igual que hice con Das Lied von der Erde). Y que en alguna ocasión la he escuchado leyendo la música al mismo tiempo en la partitura. Hay momentos que son mágicos, sobre todo en el último movimiento.

(Datos extraídos de la Wikipedia) La obra consta de cuatro movimientos:
    I. Andante comodo.
    II. Im tempo eines gemächlichen Ländlers. Etwas täppisch und sehr derb.
    III. Rondo-Burleske: Allegro assai. Sehr trotzig.
    IV. Adagio: Sehr langsam und noch zurückhaltend.

Instrumentación: 4 Flautas, Flautín, 4 Oboes (4º doblando Corno inglés), 3 Clarinetes en Si bemol y La, Clarinete bajo en Si bemol, Clarinete en Mi bemol, 4 Fagotes (4º doblando Contrafagot), 4 Trompas en Fa, 3 Trompetas en Do, 3 Trombones, Tuba, Timbales, Bombo, Caja, Platillos, Triángulo, Tam-tam, Glockenspiel, 3 Campanas graves, 2 Arpas, Violines I y II, Violas, Violonchelos y Contrabajos

Análisis

1 er. movimiento: Comienza de forma arrítmica e irregular, muy suavemente (probablemente una alusión a la condición cardíaca del compositor). El movimiento continúa desarrollándose con un halo de desesperanza, la cual se manifiesta en los dos primeros clímax del movimiento, siendo el tercero, sin dudas, una referencia a la muerte.
2º movimiento: emula una danza
3 er. movimiento: asemeja una marcha militar.
4º movimiento: Parece traer la redención al alma agonizante del compositor. Reposado y plagado de referencias al descanso y la vida eterna, se dice que es una muestra del dolor de Mahler por la muerte de su hija. De hecho, casi al final del movimiento incluyó una parte del Lied Oft denk' ich, sie sind nur ausgegangen, de sus Kindertotenlieder. En la partitura, Mahler escribió la siguiente estrofa de esa canción: En las cumbres el día es hermoso, en una clara alusión a su tragedia personal.



Y qué mejor homenaje que dejar los enlaces youtube de un puñado de versiones, de las mejores que se pueden encontrar en la red. Así que a disfrutar.
 
Orquesta de jóvenes Gustav Mahler. Dirige Claudio Abbado.


Lástima que de la siguiente no haya vídeo, sólo se conserva el audio. Pero es de lo más interesante esta versión: es la Orquesta de Filadelfia dirigida por Carlo María Guilini (grabada el 17 de marzo de 1972).


Ahora el no va más: la Orquesta Filarmónica de Viena, dirigida por un maestro de maestros, Leonard Bernstein. Fijaros cómo vive la música.



Y esta es la que para algunos es LA versión definitiva. Y en verdad es soberbia. El cuidado en las texturas, la fuerza en los fortisimos, el ritmo algo pausado. Una verdadera maravilla firmada por la Orquesta Sinfónica de Chicago. Dirige el gran Carlo María Guilini.


Parte del escritor que soy, parte del artista que soy, se lo debo a la música de Mahler. Me lleva acompañando desde hace casi 25 años. Y el amor primerizo que sentí por sus obras aún lo conservo. Sobre todo por esta última sinfonía completa y por el Das Lied von der Erde (La canción de la Tierra). Tengo tanta pasión por estas músicas, tanta devoción, que más de una vez las he escuchado de madrugada, con los auriculares, para que así haya el menor ruído posible, y consecuentemente, el placer sea mayor. 


Ante un centenario de esta importancia, la Casa Deshabitada no podía permanecer ajena.

sábado, 23 de junio de 2012

¡Ni un puto euro de más, coño!

La guerra se empieza desde abajo. Señores, habitantes ocasionales de esta Casa Deshabitada, las trincheras están a nuestro alrededor... aunque sean invisibles. Y no, no vale con quejarse de la situación y no hacer nada. Eso es lo fácil: es más, es justamente lo que esperan de nosotros, que despotriquemos en voz alta (si eso nos satisface), pero nos quedemos de brazos cruzados. 

¡A las trincheras de nuestro barrio, camaradas!

Hoy en día, más que nunca, dado que la guerra actual se ha transformado en algo muy sutil, en la jodida guerra económica, hay que luchar cada puñetero euro que es nuestro. No sé vosotros, pero por lo menos lo que es mío, es mío. No hay que dejarse avasallar. Y menos que nunca por la usura de los bancos.

Os voy a contar lo que me sucedió hace unos días en una sucursal de mi propia entidad bancaria.

Voy a hacer un ingreso. Llego al banco ni muy temprano ni muy tarde. Pero la cola de clientes es ya obscena, más que nada por la cantidad de personas que dilapidan su tiempo en una espera abusiva. Obsecena porque se podría emplear a un tercer ventanillero que alivie la demora. Pero para qué, señores capitalistas, para qué... si el trabajo de tres puede cubrirse con dos empleados.

De pronto una cliente levanta la voz: se queja de que le cobran 1'50€ por el texto en un ingreso en efectivo. Tiene parte de razón porque hasta hace un mes este texto se añadía de forma gratuita. Pero la queja de esta señora es fuego de artificio, balas de fogueo. Ella no es un verdadero guerrillero. Se confoma con maldecir en voz alta para que todos la escuchemos y marcharse con viento fresco. Bah, poca cosa. Camarada, te equivocas de estrategia. Seguro que por lo bajo se están riendo de tu ira.

Así que me preparo para lo peor, para la auténtica guerra de guerrillas. Voy a hacer un ingreso y necesito (por cojones) poner un texto con una referencia de compra. Como era de esperar, tan pronto como se lo hago ver al hombre que atiende la ventanilla, me informa que me habrá de cobrar el susodicho 1'50€. Afila tu cuchillo, Alejandro, prepara las granadas de mano. A esto no hay derecho. No hay derecho a cobrar esa cantidad por cuatro números. ¿Tan cara esta últimamente la tinta, joder?

Accedo a pagar ese 1'50€, no sin antes preguntar ante quién he de protestar. Porque el guerrillero Castroguer no se va a conformar con gritar y despotricar como la mujer de antes. Entonces el cajero esgrime una palabra mágica, casi una contraseña: el Interventor. Vaya a hablar con el Interventor, me dice.

Aunque sé que el enemigo no es otro soldado como yo, que no lo son ni el cajero ni el Interventor, ante alguien he de elevar mi disconformidad. Por supuesto hablo con el Interventor. Le expongo mi negativa a darme por vencido: ese 1'50€ es mío. 

Me asegura que lo arreglará. Y así sucede, habitantes ocasionales de esta Casa Deshabitada. Al cabo de unos días compruebo en la pantalla de un cajero automático que me han reintegrado ese dinero. Una posterior carta que llega a casa certifica mi liliputiense victoria. 

Y es que esta es la lucha. Hay que plantarse ante los abusos, provengan de donde provengan. Bastante tengo ya con pagarle la hipoteca al banco como para que se quede con mi jodido 1'50€. Emulo de Don Erre que Erre, ese viejecito interpretado por Paco Martínez Soria que luchaba por sus 257 pesetas, me salgo con la mía.

Uno de mis Santos Patronos: don Erre que Erre.

¿Cuál ha sido mi arma? Únicamente la perseverancia... pero ojo, usada con la contundencia de una ametralladora o una granada de mano.

¡A las trincheras de nuestro barrio, camaradas! Menos palabras y más hechos. Que no se rían de nosotros, joder. A ver si al final sois más zombis que Judith, Jonás o Salvador. HE DICHO.

martes, 19 de junio de 2012

Twitter Manantialero

Aquí os dejo algunos comentarios vertidos en twitter acerca de "El Manantial".




jueves, 14 de junio de 2012

En la Fnac de Málaga

Os dejo estas 3 fotografías:




domingo, 10 de junio de 2012

Otro hijo de la gran puta más

Os voy a contar una historia verídica que ha sucedido en Málaga a vueltas con algunos matones que, para ocultar su bajeza, visten el uniforme de la Policía Local. Para que veais hasta dónde es capaz de llegar quien se siente respaldado por la fuerza de la ley. ¿Lo que os voy a contar a continuación es denunciable?

Vamos allá: 
En Málaga hay un señor (sí, porque es todo un señor) de más de 65 años que se sienta a pedir en la calle, y por añadidura, muy enfermo. Pero él nunca-jamás abre la boca en pos de la limosna (jamás); tan sólo se sienta y abre la mano, ni siquiera extiende el brazo. 

Se da la casualidad que he entablado cierta amistad con él: suelo hablar mucho, de todo un poco, porque es encima un caballero con una cultura enorme y la misma cantidad de mala suerte. Es un tipo cordial, de charla amistosa, entrañable. Alguien intachable.

Pues un jodido cabo de la Policía Local la ha tomado con él. Después de varios encontronazos verbales, el muy cabrón le ha dicho que lo va a quitar de allí pegándole dos tiros. Lástima que de nada de esto hay más testigos que los compañeros que amparan a este cerdo.

Por si fuera poco, además le han quitado su mochila y la sillita plegable en la que descansa. Como consecuencia de ello, ahora ha de pedir sentado en el suelo.

Y ayer -el colmo del colmo- fueron 30 polícias a verle. Al verse acosado, nuestro hombre empezó a gritar: ¡Policía, socorro, que me pegan! Y se armó un buen escándalo al acudir la gente a ver qué diablos ocurría. La policía, superada por la situación, tuvo que marcharse. Como os digo, ahora tiene que pedir sentado en el suelo a sus 65 años y enfermo de pulmón.
 
LAMENTABLE la actitud de este cerdo que se disfraza de Policía Local de Málaga. 

Imagínatelo vestido de uniforme y te harás una idea
 
Con mucho gusto le invitaba a pasar unos días en manos de Abel y Verona, y que lo evangelizasen con el True Temper. Iba a enterarse de lo que es bueno.

viernes, 8 de junio de 2012

¡Ya están aquí! ¡El Manantial!

Pues el título de la entrada lo dice todo: ¡Ya están aquí!
Eso gritaba el Dr. Miles, interpretado por Kevin McCarthy en la película del año 1956 "La invasión de los ladrones de cuerpos". Y luego añadía: "¡Ustedes serán los próximos!".

Sí, hoy día 8 de junio ya se puede decir que la invasión de El Manantial ha comenzado. Ya están aquí, y ustedes serán los próximos en leerlo.

Ya es posible ver ejemplares de la novela en las librerías españolas. De modo y manera que deseo que tú, querido lector, lo disfrutes como la mayor de las torturas. 




Habrá más de una sorpresa en las distintas presentaciones y algún que otro regalo. Permaneced atentos al blog y a las redes sociales de Alejandro Castroguer.

jueves, 7 de junio de 2012

Crónicas Marcianas (1), serie de tv

Aquí os dejo el primer episodio de CRÓNICAS MARCIANAS, la serie que dirigiço en 1980 Michael Anderson (autor de "La fuga de Logan", "La vuelta al mundo en ochenta días" o "Misterio en el barco perdido"). Sí, es cierto que ha envejecido mal, pero es muy digna y en parte conserva el aire ensoñador de la inmortal obra de Ray Bradbury.

Sólo disfrutable para aquellos que entendáis el inglés. El enlace carece de subtítulos en español. Sorry. :( 


miércoles, 6 de junio de 2012

El día en que me noqueó la muerte de Ray

In Memoriam Ray Bradbury

Me entero de la muerte de Ray Bradbury a través de un sms. De inmediato creo que es un sms de publicidad. Es más, le digo a mi madre -ya que me encuentro en la casa de los abuelos de mi hija Nora-: "seguro que es de Movistar".
Pero no, la noticia me aguarda en la memoria del móvil, dispuesta a noquearme. Y vaya si lo consigue. Leo como alucinado varias veces el sms del compañero escritor, y no doy crédito: "se ha muerto el Maestro, Ray Bradbury".

DEP, Maestro


Sonrío ante mis padres, ante mi mujer. Esgrimo como un escudo la edad del escritor: -Es que tenía más de 90 años. Pero algo ha ardido dentro de mí y se muere en apenas un segundo. De hecho, tardaré bastante tiempo en darme cuenta que no es otra cosa que la secreta esperanza de haberme cruzado con Ray en algún evento y que me hubiese dedicado la 1ª edición española de "Crónicas Marcianas".

Necesito encender el ordenador y conectarme. Ahí están las noticias y los comentarios en twitter y en facebook. Vaya por Dios. Se confirma definitivamente: al autor de "Fahrenheit 451" (novela de la que se hizo la mejor adaptación cinematrográfica bradburiana, firmada en este caso por F.Truffaut) se le acabó el margen ayer día 5 de junio de 2012.
Y ahora qué hago: necesito tocar sus libros, regodearme en su tacto... pero estoy muy lejos de casa y hasta dentro de un par de horas no volveré.

F.Truffaut y J.Christie en un descanso del rodaje de Fahrenheit 451


Me queda el recuerdo. Trato de hacer memoria. Es fácil de saber cuál fue el primer libro que compré de Ray Bradbury. Fue "Fahrenheit 451" de la Colección de Ciencia Ficción que vendiera Orbis a mediados de los años ochenta. Estoy yo más lejos de aquel chaval de catorce años que juntaba 250 pesetas a la semana para comprarse el Orbis de turno, que Ray Bradbury a estas horas de su querido Marte. ¿Qué quedará de aquel adolescente en este escritor? Quiero suponer que casi todo, como se vanagloriaba de decir una y otra vez Ray Bradbury.

¿Cuándo leí aquel "Fahrenheit 451" azul de ribetes plateados? Ya no lo recuerdo. Hubo una época en mi vida que anotaba en la última página la fecha en que finalizaba la lectura. Pero en aquella ocasión no lo hice. Me gusta imaginar que fue en una época parecida en que nacía en mí la admiración por películas como "El Padrino" o "2001, una odisea espacial", por músicas como la "Sinfonía Turangalila" de Messiaen, por la prosa de Franz Kafka... Lo que sí es cierto es que me conmovió aquella sociedad en que los bomberos, en lugar de apagar fuegos, quemaban libros. Desde entonces no pude dejar de leer historias escritas por Ray Bradbury.

Así que mi pasión por este novelista tiene ya casi treinta años, varios más de los que tienen algunos de mis lectores. Luego he ido consiguiendo a través de internet el 95% de su obra narrativa. No diré que es el 100% porque siempre habrá algún cuento que se me escapa en algún recopilatorio.

Mi colección de obras del maestro


De su obra destacaría sin dudarlo "Crónicas Marcianas", que me parece el mejor libro de fantasía/ciencia ficción jamás escrito. Lo habré leído tres veces al menos. De vez en cuando regreso a sus cuentos para recrearme y aprender. Su poder evocador y la belleza de su prosa son inigualables, incluso para la misma obra bradburiana. Manejaba las palabras con la ductilidad de un poeta y las metáforas con la fuerza de una locomotora. Incluso el mismo Jorge Luis Borges prologó esta obra y señala "La Tercera Expedición" como el relato más alarmante de todos.

Edición de "Crónicas Marcianas" con prólogo de Jorge Luís Borges


Pero cómo no citar sus cuentos. Cómo no citar "El peatón", "La máquina voladora", "El ruído de un trueno", "La última noche del mundo", "La padrera", "¡Muchachos! !Cultiven hongos gigantes en el sótano!" o "El tambor de Shiloh", entre cientos de pequeñas obras maestras.

Para finalizar os dejo la fotografía de la lápida funeraria del maestro, en el Cementerio Westwood Village Memorial Park, que dice a petición suya: "Autor de Fahrenheit 451". Poco más que añadir, salvo que hoy está de luto esta Casa Deshabitada.

Pesadillas, de Eduardo Goligorsky




Título: PESADILLAS
Autor: Eduardo Goligorsky
Año: 1978
Páginas: 220
Editorial: Bruguera, serie Libro Amigo


Toda esta información acerca del autor está tomada directamente de la Wikipedia:

Eduardo Goligorsky (30 de marzo de 1931, Buenos Aires, Argentina) es un escritor nacido en Argentina y nacionalizado español. Comenzó su carrera en su país de origen como traductor, publicó novelas y ensayos, además de escribir críticas de libros para periódicos. En 1976 deja Argentina para radicarse en Barcelona, en donde continuó con su profesión.

Goligorsky llegó a España en septiembre de 1976 abandonando su país, donde se enfrentaban la dictadura militar y la guerrilla de los montoneros. Se nacionalizó español el 28 de marzo de 1980. Desarrolló su actividad profesional como traductor del inglés al castellano, primeramente en Argentina, en las editoriales Poseidón, Jacobo Muchnik Editor, Compañía General Fabril Editora, Sudamericana, Paidos, Sur, Granica Editor y otras, y posteriormente en España, en las editoriales Pomaire, Muchnik Editor, Plaza Janés, Seix Barral, Versal, Martínez Roca y otras. En 1975 recibió la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores por la traducción de Memorias, de Waldo Frank. En Argentina dirigió la colección Libertad y Cambio, en Granica Editor, y en España fue asesor literario de la editorial Martínez Roca hasta su jubilación en 2000.

En su actividad periodística fue crítico de libros del diario Clarín (Buenos Aires, 1970-1976), con colaboraciones en los diarios La Nación y Perfil de Buenos Aires, y colaborador permanente de la sección de opinión de La Vanguardia de Barcelona desde mayo de 1982 hasta diciembre del 2000. Desde noviembre del 2010 colabora en el diario online Libertad Digital.

RESEÑA:

El ejemplar del que dispongo en casa lo conseguí por internet, creo recordar que a dos euros. Vino por correo certificado con otros cuantos libros difíciles de conseguir, bien porque están descatalogados, bien por su antigüedad. En el caso de la obra de Goligorsky que nos ocupa es por su antiguedad. Producto de ello las páginas amarillean y los bordes de la portada están gastados por el uso. Es una 1ª edición, lo que ya le confiere mayor valor al libro; es de octubre de 1978. ¿A saber qué estaba haciendo yo en aquel entonces? Si hago memoria consigo situarme en el tiempo en 2º o 3º de EGB en el colegio "Ciudad de Jaen" de Churriana. Tenía yo entonces siete añitos. Sería esa época en que jugaba al Sota, Caballo, Rayo con la esperanza de que el gordito de la clase (el Mancera) estuviese en mi equipo; o llevaba para desyunar al recreo un Bonny o un Tigreton, me moría por ir a ver "La Guerra de las Galaxias" al cine, pensaba que la niña más guapa del colegio era Virginia, o lloraba con las desventuras de Heidi en los Alpes y de Marco a través de medio mundo.
Para mí, ese viaje en el tiempo que nos proponen los libros viejos es ya en sí mismo un placer.
Anotar, además, que el ejemplar en la contraportada aún lleva el precio en una prehistórica etiqueta del Pryca y que costaba 145 pesetas.

Pero ciñámonos a la obra de Goligorsky y hagamos una breve introducción a cada relato. No desvelaré nada sustantivo de las tramas, pero sí procuraré incitar a su lectura. Vamos al lío:

1ª Pesadilla: "Y no dejan huella..."
Londres, invierno de 1958. Sir Henry Allenbough, comisionado de Scotland Yard, lidia con los comentarios de otrs cuatro socios como él del Colonial Club. ¿El motivo? La ola de asesinatos que se ha cernido sobre la ciudad. Será Lord Bolton quien apunte una extraña teoría acerca del origen de la misma.

2ª Pesadilla: "Una confesión increible"
Desde el inicio del relato el narrador y protagonista, a la sazón, la misma persona, duda de la veracidad de lo que ocurrió en París. La condesa Ferhazy ha asesinado a su esposo, así comienza el caso el dia de su cuarto aniversario de boda. ¿Será culpable de lo ocurrido un cuadro con el retrato de una dama que luce un broche en forma de calavera?

3ª Pesadilla: "Jerry vigila"
La familia Bishop se traslada al East Side de New York. Han abandonado la granja y el pueblo para ofrecerle en la gran ciudad las oportunidades que se merece su hijo Jerry. Pero semanas después del traslado ningún vecino a ese tal Jerry. Los rumores crecen en torno a esta misteriosa figura hasta su padre cuenta la verdad por culpa de una borrachera.

4ª Pesadilla: "Demasiado bella..."
En Alabama, Lester Gallagam acude a la mansión de la señora Aarous, una anciana adinerada que no repara ni hace ascos a la pobreza de su nuevo inquilino. ¿Qué se oculta tras esta actitud poco lógica? ¿Qué se esconde en el cuarto de la hija fallecida de la señora Aarous?

5ª Pesadilla: "El cuento del monstruo"
En este relato de innegable sabor lovecraftiano (sería mejor hablar de hedor), Agnus Dambar ha escrito en primera persona el cuento de "La casa maldita de Wingareen". En él un pescador de nombre MacIntosh atrapa con sus redes algo que no es de este mundo. De inmediato empezarán a ocurrir extrañas desapariciones en el pueblo.

6ª Pesadilla: "Estaba solo"
Gloowa Station es una estación solitaria, abandonada, donde ha pedido ir a trabajar Benny Orlick. ¿Por qué con cincuenta y siete años y próximo a la jubilación ha pedido ese destino que nadie quería?

7ª Pesadilla: "Mi visita a Doomsborough"
Lawrence Humphrey, periodista de profesión, llega en tren a una aldea remota de Gales para descansar. Es un pueblo muy tranquilo, demasiado, que no entiende qué ha venido buscando el periodista. Cuando Lawrence consiga vencer la reticencia inicial de los aldeanos descubrirá que el pueblo recela del pasado y presente del castillo de los Assenfield, a quienes se les ha tachado a lo largo de la historia de vampiros.

8ª Pesadilla El espejo y la imagen
El extraño caso con que se topa un policía jubilado al que se le encarga que estudie los archivos policiales de las ciudades alemanas liberadas por los aliados. El hallazgo se produce en Feuerwald. Relato que juega en forma de diario con la imagen del doppelganger.

Colección de relatos donde Eduardo Goligorsky hace gala de un estilo sólido y se muestra como un excelente narrador. Es este un libro para degustar a media luz, en invierno, con una tormenta aullando al otro lado de los cristales y la compañía de un té o un café humeante. El sabor a buena literatura quedará para siempre impreso en el recuerdo del lector. Muy disfrutable.

Luego no digáis que no es lo avisó el habitante incierto de esta Casa Deshabiatada.

domingo, 3 de junio de 2012

Las 2 músicas de "El Manantial"

En la novela aparecen dos músicas, nada más. En un mundo devastado como el que ejemplifica "El Manantial", hasta la música se ha muerto. O casi.

Como ya he comentado por facebook o por twitter, a los dos protagonistas -Abel y Verona- les sirve de leiv-motiv, casi de exorcismo, la canción tal vez más conocida del grupo The Doors. Es The End, una auténtica declaración de intenciones (la letra es terrible), además de una de las canciones más subyugantes de los últimos 50 años. Poco que decir sobre ella. Tampoco voy a especificar demasiado en qué circunstancias la cantan Abel y Verona. Hay que leer la novela. Porque hay más de una imagen poética extraída y compuesta en torno a su letra.



Por otra parte, a lo largo de la obra también aparece otra música: en esta ocasión es una pieza de Claude Debussy que acompaña a un personaje. Su titulo, Syrinx. En esta ocasión no diré a quien acompaña. Igualmente no apuntaré en qué circunstancias. Más que nada para mantener el secreto. Pero cuando leais ese capítulo, recordad que es esta música tan inasible, tan evanescente, la que suena en mitad de la mañana. Casi como un rayo de esperanza. Casi.

.