Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

domingo, 1 de julio de 2012

Directores sin guión, aquí tenéis un posible remake


El enunciado de la entrada es tan falso como un billete de seis euros (o como esas reseñas que se intercambian los amigotes escritores). En realidad no me gustaría que ningún director sin escrúpulos y los bolsillos medio vacíos pusiera sus sucias manos sobre una película tan perfecta como esta. Por supuesto, olvidémonos de ese remake titulado Diabólicas que dirigiera Jeremiah Chechik y que protagonizaban Sharon Stone, Isabelle Adjani y Chazz Palminteri. No merece la pena, ¿verdad?



Título: Las diabólicas
Título original: Les diaboliques
Año: 1955
Duración: 114 min.
Director: H.G.Clouzot
Guión: H.G. Clouzot, Jérome Géronimi, René Masson, Frédéric Grendel (basado en la novela de Pierre Boileau & Thomas Narcejec)
Música: Georges Van Parys
Fotografía: Armand Thirard

Reparto: Simone Signoret, Véra Clouzot, Paul Meurisse, Charles Vanel, Jean Brochard, Thérèse Dorny, Georges Chamarat, Michel Serrault

Sinopsis (extraída de Filmaffinity): El director de un colegio, el señor Delasalle, convive con su esposa y su amante, la profesora Horner. Pero las dos mujeres, cansadas de sufrir la constante tiranía y malos tratos del hombre que comparten, deciden que esa situación no puede continuar... 

 Foto de familia del internado del señor Delasalle

Sigamos con el debate establecido al inicio de la entrada. Que hay directores muy capaces hoy en día, incluso geniales, ¿quién lo duda? Apuntaría dos nombres: Hanneke y Linch. Pero los que se atreverían a profanar esta obra con un remake a cambio de un puñado de dólares no suelen serlo. Es más, se parecen tanto a Linch o a Hanneke como un Seiscientos y un Ferrari. Y sin una pizca de genialidad es imposible trasladar la esencia de esta obra a una nueva. 

Para empezar, la obra de Clouzot se vale de una excelente fotografía en blanco y negro de Armand Thirard que retrata con una cualidad casi de forense la decrepitud y humildad de las habitaciones de aquella época, del internado, de los muebles o de la ropa de los alumnos y los trajes gastados de los maestros. No me imagino esta historia a todo color y el desacato de una estética de viodeclip, o imágenes espasmódicas, como si tuviesen un ataque de epilepsia. Por añadidura, hay que saber jugar con las luces y las sombras como lo hace Thirad para dejar al descubierto la dureza de las miradas, o el miedo de las mismas, según el caso.

La señora Delassalle y la señorita Horner


Además habría que encontrar hoy en día un trio protagonista que estuviese a la altura de Simone Signoret (como la señorita Horner), Véra Clouzot (la señora Delassalle) y Paul Meurisse (el señor Delassalle). Y que reflejasen las pertinentes diferencias entre ellos: un tipo autoritario para con todos, mujer, amante, profesores y alumnos; la esposa creyente y enferma, dueña del internado, que encarne la fragilidad de la mujer al límite de la resistencia psíquica, y a la amante del primero, una mujer capaz de cualquier cosa, incluso el aliarse con la esposa de su hombre.

¿Qué decir de esta obra sin desvelar nada sustantivo? Pues poca cosa, no vaya a ser que desobedezcamos al propio director que antes de los títulos de crédito nos recomienda que no contemos a nadie nada de la misma. Si acaso que todos los detalles tienen su explicación (en algún caso algo tramposilla, es cierto), y que hay momentos de verdadero suspense. Tanto es así que el mismísimo Alfred Hitchcock quiso comprar los derechos de la obra sin conseguirlo.

En definitiva, una verdadera obra maestra que no ha envejecido abosultamente nada con el paso del tiempo. Luego no digáis que el habitante incierto de esta Casa Deshabitada no os lo advirtió.



2 comentarios:

  1. No se hizo ya un remake con Sharon Stone, Isabel Adjani y Chazz Palmiteri?

    ResponderEliminar
  2. Eso digo, Dani, :) en el encabezado, que es mejor olvidarse de él.

    ResponderEliminar