Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

sábado, 2 de julio de 2011

Opera Omnia (II), de Ray Bradbury


En sucesivas entradas de esta Casa Deshabitada, iremos relacionando la obra completa (Opera Omnia) de Ray Bradbury, tarea nada fácil dado lo ingente de su producción y la cantidad de antologías que han ido seleccionando sus mejores relatos. En cada entrada relacionaremos tres obras del maestro. Vayamos con la segunda entrada.

Antes valga esta breve biografía tomada de "Sitio de Ciencia Ficción" ( http://www.ciencia-ficcion.com/autores/bradburyr.htm ) como a modo de introducción de nuestro hombre:
Ray Bradbury nació el 22 de agosto de 1920 en Waukegan, Illinois. Durante la Gran Depresión se trasladó con su familia a Los Angeles, donde se graduó en 1938 en Los Angeles High School. Su educación académica acabó ahí, pero continió formándose por cuenta propia hasta que en 1943 se convirtió en escritor profesional.

Sus obras más conocidas son CRÓNICAS MARCIANAS (1950), una recopilación de relatos que describe con emitividad la colonización de Marte, EL HOMBRE ILUSTRADO (1951) donde tomando como excusa los tatuajes de un hombre se desgranan varios relatos y FARENHEIT 451 (1953) una antiutopía en la que os libros están prohibidos y un grupo secreto de libros vivientes se esfuerzan por transmitir de boca en boca la antigua cultura.

Bradbury no sólo es novelista, también ha escrito inumerables guiones de televisión, ensayos y poemas. Sus preocupación como escritor no sólo se centra en cuestionarse el modo de vida actual, también se adentra en el reino de lo fantástico y maravilloso, con un estilo poético y a veces provocativo. En su niñez, Bradbury fue muy propenso a las pesadillas y horribles fantasías, que acabó por plasmar en sus relatos muchos años después.

Bradbury toma frecuentemente el racismo como tema central de sus relatos, asó como la guerra atómica y, como en FARENHEIT 451, la censura y la tecnología. Su preocupación profunda por el futuro de una humanidad dependiente de las máquinas es otro de los temas que se pueden ver frecuentemente en los relatos de Bradbury. También reflejan algunas de las ansiedades más características de la America actual, como el deseo de una vida más sencilla y alejada del ajetreo de la modernidad o el miedo a lo ajeno, a lo extranjero. Tampoco es extraño encontrar como tema favorito de Bradbury el miedo a la muerte.

En 1988 fue nombrado Gran Maestro Nebula.



Lo dicho, vayamos con tres nuevas obras de Bradbury:


Fahrenheit 451 (1953) -novela-


- - - - -


El país de octubre (1955)
"El enano" 1954
"El siguiente en la fila" 1947
"La desvelada ficha de póquer de H. Matisse" 1954
"Esqueleto" 1945
"La jarra" 1944
"El lago" 1944
"El emisario" 1947
"Tocados por el fuego" 1954
"El pequeño asesino" 1946
"La multitud" 1943
"La caja de sorpresas -Jack-in-the-Box- 1947
"La guadaña" 1943
"El tío Einar" 1947
"El viento" 1943
"El hombre del primer piso" 1947
"Había una vez una vieja" 1944
"La alcantarilla" 1947
"Reunión de familia" 1946
"La maravillosa muerte de Dudley Stone" 1954


- - - - -



El vino del estío (1957)

- - - - -


La siguiente entrada tendrá como protagonistas a: Remedio para melancólicos (1960), La feria de las tinieblas (1962) y Las maquinarias de la alegría (1964)

2 comentarios:

  1. Muy buen repaso de la obra de Bradbury. Reconozco que aunque me encanta el género, todavía no he leído sino dos de las que como bien apuntas son sus obras más conocidas, Fahrenheit 451 y Crónicas Marcianas.

    ResponderEliminar
  2. Las primeras colecciones de cuentos, como la señalada aquí y en la entrada anterior (Opera Omnia I), también son muy interesantes.

    Las más actuales han perdido algo de la frescura de aquellos años 40 y 50 en pos de un estilo en exceso artificioso y algo abstracto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar