Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

domingo, 29 de mayo de 2011

Vampyr, de Carl Theodor Dreyer




Título: Vampyr, la bruja vampiro
Título original: Vampyr - Der Traum des Allan Grey
Año: 1931
Duración: 68 min.
Director: Carl Theodor Dreyer
Guión: Carl Theodor Dreyer & Christen Jul (Novela: Sheridan Le Fanu)
Música: Wolfgang Zeller
Fotografía en blanco y negro: Rudolph Maté
Reparto: Julian West, Sybille Schmitz, Henriette Gérard, Jan Hieronimko, Maurice Schutz,...

Sinopsis (extraída de FilmAffinity): Un joven viajero, de descanso en un extraño castillo, comienza a ver extrañas visiones, y descubre una mujer inconsciente que ha sido atacada por un vampiro en forma de bruja... El maestro Dreyer rueda en Francia y en alemán su particular visión del terror: un mundo onírico y sugerente, lleno de fantasmas y sombras que cautivan más por la fuerza de sus imágenes que por lo terrorífico del relato. A pesar de ser hoy en día considerada como una obra maestra del género, en su día fue un rotundo fracaso, por lo que el director danés tardaría doce años en volver a rodar su siguiente película, "Dies Irae".



El actor principal, el que interpreta al joven Allan Grey guarda un notorio parecido con H.P.Lovecraft. Supongo que será mera casualidad y no un detalle intencionado de C.T.Dreyer. Con su misma cara de alucinado llega a la posada de la calle Courtempierre. De igual manera encuentro cierto parecido entre Henriette Gérard (que interpreta a Marguerite Chopin)y el genial pianista Franz Liszt. Añadir que la mayoría de los actores no eran profesionales y que las localizaciones son exactamente los de la película, vamos, que no hay decorados.

Vampyr es una película única, pero con breves diálogos, lo que la convierte en un extraño híbrido entre el cine mudo y el sonoro. La excelente fotografía en blanco y negro de Rudolph Maté tiene aire vaporosos y al mismo tiempo fuertes contrastes entre el blanco y negro con una notable influencia del expresionismo alemán.


La fotografía de Vampyr llama la atención por esos momentos desenfocados o neblinosos, producto en principio de un accidente que tanto gustó a Dreyer, que propuso rodar así toda historia, filmando con luz del amanecer y otros efectos visuales.

Destacar las contínuas apariciones de sombras en las paredes o en mitad del campo (ese enterrador que cava como si el tiempo fuese al revés) lo que le confiere un aire mágico en todo momento. Por supuesto hay que destacar la escena del sueño de Allen Gray que da título precisamente en alemán a la película (Der Traum des Allan Grey) porque es la escena más impactante y "terrorífica" de todas.



Una auténtica rareza en fin para los degustadores del buen cine mudo (si es que se puede considerar a esta Vampyr una película muda). Para ampliar conocimiento acerca de esta obra os dejo un enlace:

4 comentarios:

  1. Sé que voy a quedar fatal, pero a mi me parece un coñazo.

    ResponderEliminar
  2. Habrá que verla, aunque siendo sincero he visto pocas películas de cine mudo que me hayan parecido tan buenas como para que merezca la pena pasar sin los diálogos... pero le daremos una oportunidad a esta ;D

    ResponderEliminar
  3. Moriarty, cada uno tiene su opinión... No es de mis favoritas del cine mudo (de Dreyer prefiero incluso Juana de Arco), pero su potencia visual es innegable.

    ResponderEliminar
  4. Pedro, a "El maquinista de la General" por ejemplo, le sobran los diálogos. Qué mejor palabra que la acción pura y dura. Gracias por pasarte por el blog.

    ResponderEliminar