Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

martes, 20 de abril de 2010

Escena Eliminada Dos

Unos días antes ...


La bóveda de nubes sucias anuncia la proximidad de la enésima tormenta. El peso del agua las tumba sobre la carretera y la humedad se presiente en el mismo tuétano de los huesos. Así que los resucitados aprietan el paso. Caminar a campo abierto y bajo una tromba de agua no es del gusto de nadie.

La infinita columna de cuerpos cancerosos y desconchados se extiende a lo largo de más de diez kilómetros sobre la Nacional 340 a la altura de Motril, camino de Almería. La inminencia del pánico y la gravedad del silencio caminan junto a ellos, adheridos a los jirones de ropa, a la carne podrida que queda al descubierto. Sólo es perceptible el rumor de los zapatos arrastrados sobre el asfalto.

A la derecha, mar adentro, se advierte la presencia de la fragata Victoria de la Armada española, cada vez más cerca. Dista de la carretera unos trescientos metros. Todo transcurre con normalidad hasta que en la cubierta refulge un fogonazo, en silencio. El estallido llega hasta los oídos de los que huyen con retraso, coincidiendo con el estallido. La violencia del mismo destroza la carretera y a los zombies, lanzando a toda velocidad fragmentos de asfalto y de carne. Los cuerpos estallan y llueve sangre, brazos, intestinos. Los que por azar no han sido alcanzados se apartan del cráter excavado por la explosión.

Un segundo impacto sacude la tierra bajo los pies. Ahora empiezan los gritos y las carreras, y con éstas los empujones, y los primeros cuerpos que caen al suelo y ya no pueden levantarse por culpa de los que pasan justo por encima de ellos. Nadie respeta a nadie.



Entonces, cuando miles de ojos enfermos miran al mar, bajo la bóveda de nubes aparece un escuadrón de helicópteros Eurocopter EC665 Tigre. Sobrevuelan la carretera a escasa altura, cincuenta metros a lo sumo.

El tableteo de las hélices pone sobre aviso a la columna de resucitados. De repente, la sorpresa detiene el lento pulso sanguíneo de los no-muertos. Después, de regreso al miedo, los que pueden arrastrar los pies procuran ponerse a salvo. Por el contrario los que por su extrema debilidad son incapaces de hilvanar tres pasos seguidos, quedan en mitad de la carretera, el cuerpo mirando hacia adelante, el cuello torcido y los ojos mirando la carretera ya transitada. Son como esas palomas que en mitad de la plaza aguardan el zarpazo certero del gato callejero.

La primera ráfaga hiere el asfalto trazando dos líneas paralelas que buscan los cuerpos detenidos. En el espejo de las pupilas la imagen de los helicópteros es cada vez más grande. Es un espectáculo al que ninguno de ellos le gustaría asistir, pero son los principales protagonistas. Los han dejado en mitad del escenario y su retirada definitiva será presenciada por el resto de la columna. Los proyectiles terminan alcanzándolos. Es cuestión de un segundo, en primer lugar muerden las piernas, luego ascienden a través del tronco y por último desfiguran los rostros. El espejo de los ojos salta definitivamente por los aires.


Unos minutos más tarde, cuando todo ha terminado, un convoy compuesto por cuatro camiones y cinco jeeps recoge a los que han tenido la suerte, o la desgracia, de sobrevivir. Los que están heridos en las cunetas reciben la bendición final, un disparo en mitad de la cabeza.

Cierra el convoy una furgoneta. Pertenece a Televisión Española. Cuando un capitán les da el OK, un operador cámara en ristre filma única y exclusivamente lo que se debe filmar, nada de la crueldad de las ejecuciones de las cunetas ni los insultos o los golpes a los zombies caídos, sino el trato cuidadoso que reciben los que no han sido retirados. Es una política dirigida desde Madrid. Las imágenes se emitirán en los telediarios para que medio mundo compruebe la eficacia del Gobierno español a la hora de responder a la crisis de los resucitados.



22 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta escena eliminada, logra el que creo es su objetivo, que den pena los zombies. :(

    El final tiene su gracia, muy real, como la vida misma...jejeje.

    El único pero ... que esté eliminada. Con algo más podría formar parte de la obra, ¿no crees?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Todo recuerda un poco a Irak sin duda, "Que se debe filmara y que no" Muy bien narrado sigue así.

    ResponderEliminar
  3. Lo único que rechina es el "Caminar en tierra de nadie y bajo una tromba de agua no es del gusto de nadie" por la reiteración, ya que gusto de nadie sí que es articulable de otra forma.

    ResponderEliminar
  4. Antes de nada contesto a Félix Royo para decir que ya he subsanado esa repetición. Gracias por ello y por la lectura.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Vanessa por ser la primera. Lo del final y la tele tiene (creo) su miga. Porque, ¿cuánta información nos llega sin distorsionar? ¿cuánto control ejercen sobre ella los gobiernos y los distintos grupos de poder?

    En cuanto a lo de que haya sido eliminada ... pudiera ser que fuese retomada. Tamnbién todo depende de lo que digan los lectores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Orianfontan, quizá tengas razón y recuerda a Irak, pero se asemeja más a otro hecho histórico. A ver si sabéis a cuál me refiero. Gracias por los ánimos.

    ResponderEliminar
  7. Tú y tus guiños históricos. Casi nadie recuerda la guerra civil. salvo Garzón y menos aún se recuerdan las "operaciones" que ocurrieron en Andalucia. Me encanta esta historia y creo que debería ser una escena de la GDM aunque sólo sea como homenaje a los que cayeron hace más de setenta años. Felicidades.

    ResponderEliminar
  8. No se por que debieran dar pena, ya que estos seres comen personas vivas, en cuanto al hecho histórico, creo que te refieres a la 2ª guerra Mundial y a los campos de concentración nazis.

    ResponderEliminar
  9. "El espejo de los ojos salta definitivamente por los aires." (Sin palabras)

    Hermosa frase, coincido con tod@s, también me da pena el eliminarla, y no sólo recuerda a Irak, sino un poco más lejos a la Alemania de 1939.

    Una sorpresa esta entrada.

    Por fin puedo desde Firefox, pero desde ordenador nuevo. ;)

    ResponderEliminar
  10. Sharly, seguramente a los lectores no andaluces se les escape este guiño histórico. Anoto tu "sí" a esta escena. Seguramente haya que buscarle el lugar idóneo entre los capítulos ya subidos. Veremos. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  11. Francisco J, también podría guardar cierta similitud con esa penosa página de la historia, claro que sí.

    Los zombies en esta GDM y en el resto de obras son depredadores, pero no por el gusto de serlo, sino por naturaleza, por instinto. ¿Debe dar lástima o pena la extinción del lobo para evitar el sacrificio de los rebaños o la pesca indiscriminada de tiburones para cortarles las aletas? Es difícil responder a estas preguntas. Creo que pasa los mismo en el caso de los zombies.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Jaraco, aplaudo tu fidelidad. Anoto tu prdisposición a que esta escena aparezca en la versión en papel de la GDM. Yo estoy contigo, creo que debería aparecer.

    Gracias por tu empeño con esta historia de zombies.

    ResponderEliminar
  13. Breve e intensa.
    La irracionalidad de la guerra toma protagonismo en esta Escena, que no debería acabar eliminada, al mismo tiempo que se apunta hábilmente el control estatal de la información.
    Lástima que no sea más extensa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. De empeño nada es un gusto el poder leerla, gracias a tí por escribirla

    ResponderEliminar
  15. Gracias Mil Noches. Como ya he dicho con anterioridad, tomaré en cuenta vuestros comentarios a favor de la escena. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Evidentemente recuerda al éxodo de la población civil roja malacitana hacía almería y el bombardeo por parte de las fragatas fascitas en la carretera, mujeres, ancianos y niños incluidos. Durante la guerra civil. Hay varios libros publicados sobre el tema. ;)

    ResponderEliminar
  17. Por cierto estoy disfrutando de tu obra a altas horas de la noche, ayer leí hasta aquí y hoy la acabaré.
    Buena cosa. Aun tengo toda la intriga de porque no hay "diálogo pacífico" o a donde deriva la situación con los que se rinden...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. A ver si ahora sale el enlace bien:

    Más info:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Masacre_de_la_carretera_Málaga-Almería

    ResponderEliminar
  19. LuP, encantado de verte por aquí. Como apuntaba Sharly y ahora tú ésa es precisamente la referencia en la GDM.

    Me alegro que hayas sido capaz de leer en plena madrugada. Supongo que así es más sugerente la ambientación y la historia.

    Gracias por el enlace wikipedia y por la lectura y comentarios.

    ResponderEliminar