Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

viernes, 26 de marzo de 2010

13.2º Capítulo >> El instinto es un animal imprevisible


Domingo 31 de enero de 2010, 13:30 pm

Calle Temprado, Hospital de la Santa Caridad


La luz macilenta del mediodía incide en el vaho del cristal, haciéndolo fosforescente. De este lado, la penumbra de la habitación, dispuesta a neutralizar el más mínimo destello. A la izquierda, la cama deshecha, la sábana rizada en un mar de olas. En una esquina, la mesa, y sobre ella, un grueso tomo de tapas cuarteadas. Las hojas color tabaco y el olor a biblioteca vieja y a moho hablan de una antigüedad superior a la del propio hospital.

El doctor Hawthorne hace una pequeña pausa con la que liberar la presión de las cervicales. Demasiado esfuerzo y poca recompensa. Para un norteamericano copiar la vieja caligrafía hebrea del S.XVI es una labor tan ardua que es capaz de acabar con su paciencia. Las manos descansan a ambos lados del libro, que permanece abierto en canal por la mitad.

Se incorpora y salva la distancia que le separa del ventanuco, como si al otro lado del cristal pudiese encontrar la clave de lo que está buscando. Con la manga de la chaqueta limpia de vaho el cristal. Pero ahí afuera sólo le espera un cielo que amenaza tormenta y el silencio sonoro de una ciudad desolada.


(Originalmente se publicó completo el capítulo. Ahora sólo es un extracto en espera de la publicación del libro)

31 comentarios:

  1. Esta Judith es de armas tomar. Esta interesante.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Oriafontan por seguir al pie de la GDM. La verdad es que Judith se debate entre el instinto del zombie y los recuerdos de la mujer que fue. Hay que ir montando el personaje poco a poco.

    ResponderEliminar
  3. La encuesta de las películas a homenajear se ha cerrado ya. La ganadora, "La Naranja mecánica". Y la segunda, "El bueno, el feo y el malo". Estas dos aparecerán en futuros capítulos. Gracias por la colaboración.

    Ahora, si alguno se atreve a apuntar alguna escena de estas películas, aunque ya lo tengo bastante claro.

    ResponderEliminar
  4. Esta frase: "Las hojas color tabaco y el olor biblioteca vieja y a moho hablan de una antigüedad ..." ¿no debería ser? "Las hojas color tabaco y el olor a biblioteca vieja y a moho hablan de una antigüedad ... "

    Por lo demás veo a un personaje que toma ya mucho cuerpo y mucha carga emotiva. Y eso te hace cada vez más complicada su escritura, o eso creo.

    Pero confio en tí (como hasta ahora) y sé que nos esperan aún unas cuantas alegrías y sopresas.

    Fer

    ResponderEliminar
  5. Gracias por esa corrección, Fer. Voy a subsanar el fallo.

    Un personaje complejo, claro que sí, y más compleja aún toda la historia: zombies con sentimientos, miedos y recuerdos vagos, uno de ellos inválido y en silla de ruedas. Y además, un niño vivo. ¿Qué más se puede pedir? Bueno, la Ciudad Negra.

    Jajaja, un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Con tu habitual prosa y el juego de las metáforas es fácil acercarse a los personajes y sentir su miedo. Ahora nos cuentas otro fragmento de la historia de Hawthorne. Hay que esperar para ver en qué acaba esta línea. El ejército entra en el Hospital. ¿A dónde trasladarán al doctor?

    Por momentos se antoja que Judith despierta del letargo. Espero el fin de la Semana Santa para volver junto a Salvador, si es que le toca el turno de aparecer en el próximo capítulo.

    Enhorabuena (por enésima vez).

    ResponderEliminar
  7. Claro, hay que esperar que Judith se explique por sus acciones. Me sería muy fácil deciros como yo la veo y la siento, pero eso no es literatura. Tiene que ser ella quien se retrate a lo largo de las páginas.

    Nos leemos cuando Salvador vuelva a la GDM, ya en la ciudad de Málaga.

    ResponderEliminar
  8. En el tunel oscuro cuando se mofan y apalean con los bastones al bagabundo. Bestial.

    El vagabundo podría ser un vivo y la pandilla los zombies.

    Aunque seguramente tú prefieras cuando entran en la casa del escritor de "La Naranja Mecánica" y la
    lían, con violación de la esposa del escritor incluida.

    ResponderEliminar
  9. Ok, Antonio, me lo pienso. Pero los zombies no apalearían a un vivo, se lo merendarían. Así que la escena sería mejor, quizá, un zombie apaleado por un grupo de vivos que se divierten con su sufrimiento.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Bueno es relativo, pueden descargar su furia con un buen apaleamiento brutal, y después el postre
    ÑAMM
    Le daria a la escena como más majestuosidad jaja.

    ResponderEliminar
  11. A ver qué dice el resto, ¿no Antonio?

    ¿Creeis que funcionaría esa escena con los zombies apaleando a un vivo y después ñam-ñam?

    ¿O por el contrario funciona mejor una escena con los vivos apaleando a un zombie y al final, pum-pum?

    Jajaja, divertido dilema.

    ResponderEliminar
  12. En mi humilde opinión, creo que la segunda opción sería más acertada y más creíble. La razón es que los zombies de esta historia están continuamente hambrientos (supongo que debido a la dificultad de encontrar vivos que comer) y creo no se entretendrían demasiado con un vivo cuando los está asediando el hambre.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Bueno en mi opinión creo que ya que los zombies de la GDM están dotados de sentimientos, inteligencia y demás, ¿por qué no una buena paliza,relaciones sexuales,o cualquier otra cosa?

    Que estén hambrientos no quita que puedan realizar cualquier otro hecho,violento o amable, que la vida nos depara a nosotros los vivos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Irakolvenik, gracias por la lectura y por el comentario. Yo creo que, como bien dices, "mis" zombies (y otros cualesquiera) no se entretendrían en pegar a nadie.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Antonio, cómo decirte, ¿palizas, relaciones sexuales ...? No creo que sea el fin de esta historia hacer un "Crespúsculo Zombie". A ver si aparecen mas incondicionales de la GDM y qué dicen. Pienso en Félix Royo, Fer, Athman, Errantus, Giancarlo, Vanessa, Mil Noches, Ángel Vela, etc.

    ResponderEliminar
  16. No se trata de hacer un Crepúsculo o algo parecido sino de darle más humanidad a los zombies, porque al final (y no creo, ni me gustaría a mí como seguidor de la GDM) puede esto acabar como todas las novelas y películas de zombies, con los brazos extendidos y devorando sin más.
    Se trataba de darle humanidad e inteligencia a los zombies ¿no? Como estás encaminando la novela creo que está bastante bien,(no soy yo muy entendido en novelas de zombies ni de no zombies) pero a mí(y es mi humilde punto de vista)me gustaría que profundizaces algo más en esos rasgos que lo hacen distintos a los zombies que estamos acostumbrados. Nunca sin perder el apetito carnal, claro,
    Espero que no te moleste mi comentario Alejandro jeje.
    Un amigo

    ResponderEliminar
  17. Bueno, la verdad es que en lo de la humanidad y (cierta) inteligencia estamos de acuerdo. En lo que apuntas de la violencia gratuita y las relaciones sexuales creo que es ir un paso más allá, y sinceramente a mí me "chirría". A ver qué dice el resto. Gracias Antonio.

    ResponderEliminar
  18. Yo la escena esa del túnel me la imagino así:
    -Un grupo de vivos (tres o cuatro) encuentran a un zombi, famélico o herido... que no se pueda defender. Tiene que haber primero sentimientos que justifiquen la humillación: "Cabrón, os comistéis a mi hermana", o cosas así, pero un mínimo de caracterización necesitan los personajes. Por supuesto, puede estar el típico cabrón sadico que no ha perdido nada y que disfruta reventando cabezas. Pero sería uno, no todos, que esto no es MAD MAX.
    -Empiezan a darle de patadas y aparece un zombi por la espalda, furioso, hambriento, podría ser la pareja del otro (de hecho no estaría mal el que fuera una zombi-hembra que fuera a salvar a su zombi-macho, sin entrar en más detalles). Claro, para los otros es una sorpresa y una amenaza (no van armados y aunque sean tres contra uno, ese uno tiene más "valor" que ellos, que apalean a un "moribundo".
    -Entonces aparece, por ejemplo, Judith, o Salvador, PA, le vuela la cabeza al zombi. Oh, qué bien, nos has salvado de este cabronazo comecarne..., PA, PA, PA, mata a los humanos.
    -Se agacha donde está el moribundo, le rebusca en los bolsillos, encuentra un mechero, lo coge y se va. El zombi moribundo (y famélico) se arrastra hacia los cuerpos muertos. Ya tiene cena.

    ResponderEliminar
  19. Llego tarde cual conejo en su encuentro con Alicia.Pero dejame decir que me esta encantando lo que leo, amigo mio.
    Veo con cierta satisfaccion que sigues entrelazando las historias paralelas , para que como lectores -espectadores podamos presenciar en tiempo real lo que les ocurre a los personajes y constatar que todos y cada uno se enfrentan a una lucha constante para intentar lograr sus objetivos, pese a lo desesperada que pueda parecer su situacion.
    Me encanta ir decubriendo a Judith. Me encanta ver resurgir su humanidad, a pesar de la rata del hambre que la atenaza y a pesar de que el instinto a veces se antepone a la razon.
    Te sigo, Alejandro.
    PD-Mejor humnois apaleando zombies. En mi opinion, en ese aspecto, los zombies son mas humanos que los humanos. Ellos se mueven por necesidad y solo es el hambre y el instinto de supervivencia lo que les hace ser tan peligrosos.Los humanos, por el contrario, hacemos daño por el simple placer de hacerlo. He aqui la diferencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Félix, la verdad es que tu aportación además de magnífica es detallada. Eso merece mi APLAUSO.

    Esa escena tal como la planteas está muy cerca de la idea inicial que tenía en mente. Ya hablaremos más adelante. Aún faltan varios capítulos para ello.

    Gracias de corazón.

    ResponderEliminar
  21. Un placer verte de nuevo por aquí, Athman. Es necesario hilvanar las historias y que cada una tenga su atractivo independiente de las otras.

    Como ya he anunciado en algún comentario ya llegará el momento de unir a varios de los personajes.

    En cuanto a lo planteado respecto de La Naranja Mecánica, tu opinión, como la de otros seguidores, está en sintonía con la mía. Creo que funciona mejor los humanos apaleando al zombie, que no al revés.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  22. Me ha gustado el asunto del Doctor Hawthorne. Me gusta que sugieras que se trata de un golem, y que la doble muerte podría ser un asunto de golems escapado de las manos. Por lo menos, ha quedado claro que ELLOS son golems. ¿La palabra es vida o es ira? Esta parte me ha fascinado.

    Ahora bien, queda pendiente el asunto de qué hacía "gafotas" en la habitación de Hawthorne, que has empezado a escribir al respecto y después te lo has saltado a la torera.

    La escena del puente de "NM" me parece más adecuada con vivos atacando a un pellejudo. Respecto a un diálogo justificante... ¿A estas alturas es necesario? Todos sabemos que no hay tregua y que lo que está en juego es la supervivencia, ¿quién necesita justificaciones sentimentales? Hay odio visceral, el odio producido por el miedo al otro.

    ResponderEliminar
  23. Gracias Errantus. Cierto es que todavía hay alguna respuesta que responder respecto de Fernando el gafotas. Quise dejar claro que sea lo que sea que descubriese en el aposento del doctor le obligó a huir. Ya saldrá más adelante.

    Muy aguda en identificar ese detalle que aproxima Ellos a los golems, en este caso no te barro, sino de carne.

    Coincido contigo respecto de la Naranja Mecánica al 100%.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  24. Excelente forma de enlazar dos episodios que suceden al mismo tiempo pero en distintos escenarios. Me gustaron mucho las descripciones del edificio donde está Hawthorne como si de un ser viviente se tratasen. Tambien me gusta q Judith sea tan ruda.

    Como esta semana no habrá entradas, aprovecharé para averiguar qué detalles he pasado por alto

    saludos, Alejandro

    ResponderEliminar
  25. Gracias Giancarlo. Esta semana no habrá entradas, pero mañana subiré una muy breve, que he titulado "Escena Eliminada". No aparece ninguno de los protagonistas. Pero puede resultar curiosa.

    Saludos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  26. Muy buena esta entrada, me ha encantado que se vayan alternando escenas con el Doctor Hawthorne (que cada vez me parece más interesante y misterioso)y con Judith. La verdad es que los capítulos ganan mucho cuando sale Judith , como ya se ve es mi preferida, es un personaje que tiene tanto carisma, y que aún tiene mucho por dar.

    Respecto a lo que preguntabas, yo prefiero una escena con los vivos apaleando a un zombie, es más del estilo de la GDM.

    Ahh y muy buenas las ideas aportadas por Felix Royo, me gustan sobre todo éstas:
    "...aparece, por ejemplo, Judith, o Salvador, PA, le vuela la cabeza al zombi. Oh, qué bien, nos has salvado de este cabronazo comecarne..., PA, PA, PA, mata a los humanos.
    -Se agacha donde está el moribundo, le rebusca en los bolsillos, encuentra un mechero, lo coge y se va. El zombi moribundo (y famélico) se arrastra hacia los cuerpos muertos. Ya tiene cena."

    Yo pondría que la que llega es Judith (por supuesto) y que cuando busca en los bolsillos encuentra un paquete de tabaco, y el mechero, y se va encediendose un cigarro, tan campante ella.

    Buena Semana Santa tanto a los que tengáis vacaciones como a los que no.

    ResponderEliminar
  27. Gracias Vanessa. Estudiaré esa posibilidad que apuntas. Me alegra que te siga interesando la obra y en particular Judith.

    ResponderEliminar
  28. Perdon por el retraso, pero donde estaba no tenía conexión. Sólo he visto un mínimo desliz, cuando dices: "Arvo, ruega pos nosotros" supongo que es Arvo, ruega por nosotros...

    Celebro ver que escogístes dos nombres Hawthorne y Arvo Thompson que es el que te propuse yo. Sigue entrelazando las histórias te está quedando muy bien.

    ResponderEliminar
  29. Gracias por apuntar el desliz. Y gracias por seguir con la historia. Ya sé que todos estamos pillados de tiempo. Así que agradezco el esfuerzo.

    POr cierto, ¿no te apuntas a ser entrevistado?

    ResponderEliminar
  30. La unión de las 2 historia en una por el parecido de sensaciones en 2 escenarios diferentes francamente buena.

    Qué tendrá el Hawthorne para que no se lo carguen......

    La escena del parking del super me recuerda a Harry el Sucio, sólo le hubiera faltaado a Judith decir eso de "Anda alégrame el día" Jejejejejejeej

    ResponderEliminar
  31. Oye, eso de la frase de Harry el Sucio me la apunto, porque creo que le puede dar un aire interesante al personaje, y además sería un nuevo guiño cinematográfico.

    Ya veremos qué pasa con Hawthorne. GRACIAS por tu tiempo.

    ResponderEliminar