Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

viernes, 19 de febrero de 2010

8º Capítulo>> Recuerda quién eres

Domingo 31 de enero de 2010, 11:00 de la mañana

Calle Tomás de Ibarra, Sevilla


(...) Desbarata la última telaraña de la cabeza y los pies buscan por instinto el abrigo de los botines. Es entonces cuando cae en la cuenta de que ha dormido vestida. Ahí están el pantalón vaquero y la blusa celeste. El dirigible de la memoria se acerca a Judith, que hace un esfuerzo titánico para que aterrice cuanto antes. Sin embargo todo tiene su tiempo.





Gracias a la luz de la mañana el armario ha dejado de ser un cetáceo, ahora sólo es un mueble que la decencia debería haber jubilado hace ya tiempo. Giro la cabeza y trato de reconocer la cama. Me resulta imposible. Ésta no es mi habitación.

La blusa está manchada de sangre. Estoy cada vez más cerca del suelo. Son los garabatos oscuros sobre el color celeste quienes al fin obran el milagro. Y entonces me asusto. Otra mañana más soy yo en estos días hostiles. Año 2010.

Entonces recuerdo, el dirigible aterriza. Paciente, tiro de la madeja para encontrar el primer cabo: la persecución en bicicleta, la ambulancia del 061, calle Temprado, el alud de la noche, la necesidad de esconderse, la casa, la silla de ruedas y la contundencia de un nombre de acentos bíblicos, Judith.

Asustada busco debajo de la almohada. No está. Me han robado el martillo.

Al otro lado de la habitación encuentro la silla de ruedas y a su dueño, un muchacho de algo menos de veinte años. Su cara demacrada es un espejo donde reconocer la mía, las ojeras oscuras como pozos, la mirada lacerante de animal hambriento, los desgarrones de la piel.

Sin embargo, a diferencia de anoche, ahora no queda ni rastro de esos ojos de reptil.


El joven se acerca muy lentamente. La silla apenas a un palmo de la cama. Judith se percata de la presencia del martillo entre la cadera del muchacho y un lateral de la silla. A buen recaudo.

-Veo que empieza a recuperarse -dice con una sonrisa.

-¿Qué hora es? - Judith se muestra inquieta. Quiere levantarse cuando descubre el contacto frío de las esposas. La vista reconoce segundos después lo que ya habían reconocido las muñecas.

Sin atreverse a mirar a su nueva compañera, el chico se acerca al ropero. El odio es demasiado intenso.

-¿Qué hora es? - repite ella después de incorporarse.

-Espero que sepa comprenderme.


(Originalmente se publicó completo el capítulo. Ahora sólo es un extracto en espera de la publicación del libro)


30 comentarios:

  1. Así que por fin se empiezan a hilar las historias. Es un buen respiro de tanta tensión.

    Por cierto, se te coló un pequeño error en uno de los últimos párrafos:

    ...Ya es suficiente lastre es cargar...

    ResponderEliminar
  2. Eres tan rápida leyendo la GDM que no había puesto todavía la foto. Gracias. Claro que sí, Errantus. Las historias deben de converger, y también dar un respiro al lector.

    ¿Te gustó esa parte final en que se alternan las tres líneas: Salvador, el bata blanca y Judith y Jonás? ¿Se entiende bien?

    Gracias por señalarme ese error. Subsanado.

    ResponderEliminar
  3. Este párrafo, a parte de tener la errata "de(L) vientre", se me hace un tanto ortopédica; creo que le haría falta una coma después de "ropa", lo de (unas) vísceras es correcto, así que se queda a gustos; y creo que no entra bien la última frase sobre la madre, seguramente ganaría coherencia pasando a la frase siguiente que quedándose adjunta a lo anterior.
    "El chico niega con la cabeza. Luego busca algo dentro de vientre del mueble, remueve un desorden de ropa enmarañada igual que vísceras, hasta que encuentra una caja de cartón. Son cereales. Ya no está allí dentro el cadáver de la madre".

    La convergencia de historias me ha gustado. Hay que leerlo con mayor atención por los saltos de escenario, pero se puede comprender, que es lo importante.

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué tal así, Félix? Te pongo la nueva redacción:
    "El chico niega con la cabeza. Luego busca algo dentro del vientre del mueble. Ya no está allí dentro el cadáver de la madre. Remueve un desorden de ropa, enmarañada igual que vísceras, hasta que encuentra una caja de cartón. Son cereales."

    Gracias por responder a la pregunta de si se entiende o no la escena final "coral". Un saludo, un placer que sigas con la GDM.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Errantus en que se agradece la momentánea "distensión" después de la intensidad arrebatadora de la entrada anterior protagonizada por Salvador. Aunque supongo que no tardará en ofrecernos otro demostración de poderío visual en próximas entradas.

    El nivel sigue siendo altísimo y me parece un acierto en esta entrada que manejes a la vez tres líneas argumentales. Con ello no haces otra cosa que alimentar mi deseo de saber más de la historia de los personajes.

    El hecho de que nos permitas sugerirte escenarios con nuestras votaciones me parece que es un aliciente más para seguir de cerca este blog. Y un detalle por tu parte.

    Por último, apunto un lapsus para que lo corrijas y escribas "gana" en mayúsculas:
    "Gana tiempo contemplando la fotografía ..."

    ResponderEliminar
  6. Con respecto al tema de la comprensión, he de aclarar que no he tenido ningún problema en seguir el desarrollo paralelo de las tres líneas argumentales.

    ResponderEliminar
  7. Sí, así el párrafo se entiende perfectamente.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Mil Noches. Veo que se entiende bien esa parte final en que alterno las tres líneas. Temía equivocarme.

    En una novela tiene que existir de todo, ritmo y pausa, como en la música o en el cine. Y a lo mejor estas escenas pudieran ser menos atractivas, pero son igualmente necesarias.

    Ya está corregido este fallo que apuntabas. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Vuelvo a agradecer la colaboración de Félix.

    ResponderEliminar
  10. GRACIAS de corazón a los seguidores del Blog por vuestro interés y por vuestras lecturas:

    Igor, Mike Arias Delgado, Gabriel Guerrero, Sabelacb, Nimrodelisa, Inno, Anemi, Antonio, Sergio G.Ros, Nelson, Irakolvenik, Zamiatin, Ofelia Hernández Iturrioz, Nora, Laura, Rafael Homar Ferragut, Roberto Fornés, Orfeo, Soadelf, Juan de Dios Garduño, Klaus, Susana Eevee, Errantus, Ángel Vela (palabras), Oriafontan, Vanessa Benítez Jaime, Si mil y una noches ..., Deprisa, Antonio Carro, Yordi (Y.), Joel gorillaz 13, Diego Castro Sánchez, Giancarlo Berrospi Castillo, Silvia V., Pino Iglesias, Faethor Ferenzcy, Canijo, Mª Jesús Almendro, Athman, Carol, Jorge1270, Peter, Jordi, Mª Torres Cantero.Inika, Marco Gámez, David, David Muñoz Santos y Z.A.Feitosa

    Gracias a las nuevas incorporaciones y a los que seguís la GDM desde el inicio. Un saludo del autor.

    ResponderEliminar
  11. Si los que estáis votando en la encuesta del escenario, en un mensaje en esta entrada (digo ésta por no andar buscando en unas y en otras) decís he votado esto y pondría a tal personaje y a cual... mejor que mejor. Me interesa vuestra opinión. Otra cosa es que case con la estructura que tengo ideada para la GDM. Pero como ya he dicho por aquí, se pueden variar detalles.

    Así que animaros. Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Como tú bien dices, Alejandro, estas escenas podrían ser menos atractivas que las anteriores pero son igual de necesarias. Porque favorecen el desarrollo adeacuado de la historia. Supongo que hasta en las novelas de suspenso y horror se debe dar un respiro a la acción más trepidante.

    Y sí que se entiende muy bien esa parte "coral", como tú la llamas, que dicho sea de paso me ha encantado. Me ha gustado la manera en que la manejas. Creo que en escenas de este tipo (lo digo por propia experiencia) es muy fácil caer en exageraciones y errores terribles. Pero tú sales bien librado. Logras engarzar muy bien las tres historias que se desarrollan en lugares distintos.

    Por algún motivo, me gustó en especial la escena en que el bata blanca entra a la vieja habitación y descubre un plato de comida junto a un libro. Cuando dices "una salsa encarnada y grumosa" se puede ver claramente una salsa encarnada y grumosa en la imaginación. A detalles como éste, si no me equivoco, Rosa Montero aludía en su libro "La loca de la casa" cuando hablaba de que la literatura es un arte de prestidigitación.

    Una cosa más. ¿El narrador es sólo un ser omnisciente o en algún momento de la historia se revelará como un personaje más? Creo que sería muy interesante que ocurriera lo segundo en esta GDM. Porque creo eso no es muy común en la literatura de género, como sí lo es en ese tipo de literatura que algunos califican de "más seria". Tal vez sería una buena idea darle más complejidad e importancia al aspecto del narrador, sólo es una idea.

    ResponderEliminar
  13. Se me olvidaba, yo voté por el colegio, no por nada en especial, sólo que me parece una opción más interesante que una funeraria.

    PS. ¿Tú también, Alejandro, tienes tu cuenta de Facebook bloqueda? He intentado abrirla pero me sale que está en mantenimiento.

    ResponderEliminar
  14. Coincido con lo dicho y no cuesta seguir la historia pero quizá sería bueno poner de vez en cuando una pequeña sinopsis o resumen de lo acontecido.

    Un saludo y que siga así.

    ResponderEliminar
  15. Cuando temía que quizá no se siguiese bien esa parte final, a raíz de vuestros comentarios, veo que era un miedo infundado, Giancarlo. Coincido con R.Montero en que la literatura es un arte de prestidigitación, que la magia de una palabra bien elegida vale por un par de frases inútiles.

    Respecto a eso que dices del narrador, no lo había pensado. Quizá sería incluir una dificultad que ignoro cómo sería entendida. Lo pensaré. Gracias por este apunte. Que al final lo derseche no quiere decir que no lo agradezca, Giancarlo.

    A mí la opción del colegio también me gusta mucho. Ah, y por ahora no tengo problemas con la cuenta Facebook más allá de una desesperante lentitud.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Oriafontan por continuar con la historia. A ver si puedo arañar minutos para hacer eso que apuntas, un breve resumen, quizá en la parte superior, o en un lateral. Lo estudiaré.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta como convergen lentamente los distintos frentes abiertos en tu historia y me resulta muy agradable ver como en apenas unos parrafos, vemos la situacion de todos sus protagonistas, que comparten una cosa en comun: El miedo atroz.
    Sigo pendiente y disculpame si me retraso en leer y responder,pero es que ando liadisimo y aprovecho el fin de semana para ponerme al dia.
    Un saludo .

    ResponderEliminar
  18. No importa Athman. Lo cierto es que sigues enganchado a la historia, y que tus comentarios cuentan y mucho.

    Me alegra que haya gustado ese final a 3. Creo que es un arma a usar varios capítulos más adelante.

    ResponderEliminar
  19. Muy alto el nivel narrativo, como siempre.
    Estoy con todos. Se comprende muy bien el desarrollo final donde intervienen los tres personajes, y muy bien llevado por tu parte.
    Pero a mí lo que más me ha gustado es el despertar de Judith. Excelente en todos sus aspectos.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Antonio. El personaje de Judith gana adeptos y arrasa por goleada en la encuesta. Ya veo que también eres uno de ellos.

    Por cierto, tú has señalado el despertar de Judith, cosa que no había hecho hasta ahora ningún otro lector.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Pues a mí me parece una entrada perfecta. Describes el despertar a través de una prosa yo diría que casi poética, con metáforas muy bien manejadas en tu forma de escribir, la cual ya nos tienes acostumbrados.
    Añadiría también que es difícil hoy en día encontrar, en lo que yo he leído que no es mucho pero sí muy variado,en un relato de este tipo este estilo que desarrollas y que mí me gusta bastante.
    ESPERANDO EL MARTES.................GDM

    ResponderEliminar
  22. Gracias Antonio. Ya veo que te ha gustado mucho ese despertar de Judith. Ah, y gracias por los halagos. Mañana martes más GDM, como dices.

    ResponderEliminar
  23. Por fín ...otra vez Judith, estaba deseando saber qué había pasado con ella.

    Me han gustado mucho sobre todo dos escenas: cuando Judith despierta y la escena coral de todos los personajes.

    La verdad es que sigues en tu línea, dejando al lector con ganas de otra ración de la GDM.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Te sigo leyendo Alex, me gusta como la narrativa que manejas cada vez se hace más arriesgada y llena de sugerencias imaginistas.

    saludos

    ResponderEliminar
  25. Gracias Vanessa por seguir confiando en la GDM. Por supuesto, Judith dará mucho de sí en esta historia.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Jorge. Trato de escribir con un estilo propio y cuidarlo al máximo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Sigo adelante, sin prisa pero sin pausa, y me sigue gustando.

    ResponderEliminar
  28. Pues espero tus comentarios, un placer tenerte por aquí.

    ResponderEliminar
  29. Soliucionado la cuestión de poner el comentario. Tengo que hacerlo desde el Explorer, cosa que da tirria, pero bueno, hasta ahora lo intentaba con Firefox.

    Lo dicho, muy intensa la entrada, lo que te comentaba sobre Ellos y Ahab, me vino por lo de los batas blancas y los cachos que recogen y supuestamente manipulan, no se si saldrá en algún capítulo más adelante.

    Voy a recomenzar a leer la historia, pues me he liado un poco con las perspectivas y lo he leido, más bien, desde un punto de vista muy humano. A ver si le pillo el espíritu zombi.

    ResponderEliminar
  30. ¿Explorer? Deberías mirarlo bien, Jaraco, porque yo entro con el Firefox, o sea, que debe ser un problemilla de conexión, digo yo.

    A los de Ellos y Ahab (como ya te comenté) doctor Hawthorne. Creo que la mayoría "pilló" la relación directa entre los manejos en el Hospital de la Caridad y esas sombras de la noche. Puede ser demasiada información en poco tiempo. Así que concédete unos días para la lectura. No hay prisas, Jaraco.

    Gracias.

    ResponderEliminar