Blog personal de Alejandro Castroguer

En el blog de Alejandro Castroguer podrás estar al tanto de las noticias que generen las novelas "GLENN" (Premio Jaén de Novela 2015), "LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE", "EL ÚLTIMO REFUGIO" y "EL MANANTIAL", y las antologías "Vintage'62: Marilyn y otros monstruos" y "Vintage'63: J.F.K. y otros monstruos" entre otras. Además, es lugar de encuentro para amantes del cine, la literatura, la buena música y las aventuras del Rey Mono.

viernes, 12 de febrero de 2010

6º Capítulo >> Matarifes en el hospital

(Originalmente se publicó completo el capítulo. Ahora sólo es un extracto en espera de la publicación del libro)

Sábado, 30 de enero de 2010, 11:45 de la mañana,

Hospital de la Caridad, Sevilla


El trabajo es arduo, desde el amanecer hasta el derrumbe de la noche. Nada de horarios. Únicamente la extenuación concede el premio de unas horas de sueño, nunca más de cinco, en una de las habitaciones de la primera planta del hospital, la desnudez del colchón como antídoto contra la pereza. Y luego vuelta a empezar, cuando todavía los músculos se acuerdan del dolor de hace unas horas.

Siempre el mismo trabajo, recolectar las mejores piezas, y una vez cargada la ambulancia, regresar sin detenerse ante nada ni nadie. Eso sí, preferiblemente antes de la muerte de último rayo de sol.


En calle Temprado es posible ver cada tres o cuatro horas a la misma ambulancia del 061 buscando un hueco por donde subirse a la acera, entre los coches abandonados. Basta un toque de claxon para que se abra la puerta del Hospital de la Caridad, la misma que a principios de diciembre permitía la entrada de los turistas. Aparecen otros tres batas blancas, arrastrando su mal humor y la extenuación de los miembros.

Con la naturalidad de la rutina los cinco operarios forman una cadena para transportar los pedazos desde el vehículo hasta el patio principal del hospital. Nada de bromas, no hay lugar a ello. Y menos aún sin tener la certeza de que no los vigilan. Los músculos se lamentan, la espalda se quiebra, y a pesar de ello el ritmo ha de ser constante, una cabeza o la tijera de las piernas.

En seguida en el suelo se advierte el rastro de una sangre espesa como mercurio sobre la sangre cuarteada y negra de traslados anteriores.


Hay un instante en que uno de ellos se detiene rompiendo la cadena. El hedor de las manos manchadas de sangre asciende por la chimenea de la nariz. Necesita afianzar su posición abriendo el compás de las piernas. Se retira entonces un par de metros con un amago de vómito al fondo de la garganta. Es el único bata blanca que trabaja con gafas.

Varias arcadas terminan doblando el cuerpo por la cintura. Sin embargo logra contenerlo antes de que llegue a la boca. Lo que le ha resultado imposible es evitar que se le escape una pasta amarillenta por el desgarrón de la garganta. Pretende ocultarlo en vano. Los demás se han dado cuenta de todo. Interrumpen el trabajo durante unos segundos, suficientes para cruzar una mirada entre ellos.

Del bolsillo del vaquero extrae un pañuelo. Limpia el cuello de la bata y lo devuelve a su sitio después de doblarlo metódicamente. Entonces la mano tropieza con una cuartilla doblada. En un principio no acierta a saber de qué se trata. Ha de hacer memoria, aunque últimamente anda un poco disperso. Muchas mañanas le cuesta trabajo hacer inventario de lo que hizo el día anterior, los recuerdos guardados tras una puerta.

Un simple gesto de desaprobación antes de retornar a su posición subiéndose el cuello de la bata. Una sonrisa podrida en mitad de su cara cenicienta a modo de disculpa.

Mientras reanuda el trabajo insiste en abrir la puerta de la memoria. Al cabo de un rato consigue asomarse al interior. Deja el torso que lleva en manos del siguiente compañero de la cadena, y entonces recuerda.(...)


44 comentarios:

  1. Hola
    hoy me es imposible, pero este fin de semana leeré con detenimiento esta nueva entrada. Espero que no me defraude, seguro que no.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Ya me contarás, Antonio. No importa. Me quedo con tu promesa de hacerlo este fin de semana. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Déjame unas horas y te digo. La verdad es que tengo ganas de saber más. Pero no sólo de esos batas blancas, sino del futuro de Judith. Vaya, será que me he encariñado con ella.

    ResponderEliminar
  4. M... interesante... aunque tal vez no lo suficientemente perturbador. También es posible que yo sea un perturbado. A ver a dónde nos lleva todo este suspense.

    ResponderEliminar
  5. Otra puerta argumental abierta que no hace sino alimentar el suspense y la incertidumbre. Habrá que estar atento a las siguientes entradas para ver dónde convergen todas las líneas argumentales.

    En todo caso, hay que felicitarte una vez más por ofrecernos un texto tan visual y tan cuidado en un género donde la excelencia no es precisamente la norma. Cualquier tipo de género literario (y este de zombis más) necesita de escritores como tú que pongan todo su esfuerzo al servicio de la calidad. ¡Qué sería de la literatura de misterio sin Poe! ¡Y del género negro sin Chandler! ¡Y de la "ciencia-ficción" sin las Crónicas Marcianas de Bradbury!

    Gracias por todo ello.

    ResponderEliminar
  6. En otro orden de cosas, a mí me parece perfecto que hayas optado por unos zombis "diferentes".

    El hecho de que hasta ahora el cine y la litaratura nos lo haya presentado como torpes e incluso bobalicones no deja de ser una convención arbitraria tan válida como cualquier otra, como, por ejemplo, la tuya.

    Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, quiero consignar mi preferencia por los infectados en el habitual debate inherente al género. Así que te agradezco que nos plantees en esta GDM una solución un tanto "híbrida".

    ResponderEliminar
  7. Ok, Vanessa, tómate tu tiempo. El que te hayas encariñado con el personaje de Judith es buena señal. Tomo nota. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Definitivamente eres un tipo duro, Félix. En un primer momento pensé hacerlo mucho más gore, pero la gente sigue votando en la pregunta ¿casquería, sangre?, y siguen optando por la solución "igual". De modo que tuve que evitar el hecho de cargar mucho las tintas.

    Gracias por tu tiempo.

    ResponderEliminar
  9. No te quepa duda que las líneas convergerán, Mil Noches. En el próximo capítulo sale de nuevo el soldado, desde la votación soldado Salvador.

    Me halagan tus palabras. Pero con esos ejemplos que has apuntado no haces sino asustarme, jajaja. (Inciso, lo de Crónicas Marcianas es de traca, para mí el mejor libro de Ciencia Ficción de largo, si es que se le puede considerar como tal. Yo hablaría más de Fantasía marciana.)

    De nuevo gracias por tu constancia en los comentarios.

    ResponderEliminar
  10. Buenas!
    Pues yo no he podido evitar tampoco hacerme seguidor de este blog. Se habla tanto de él por todos lares que no hay manera de esquivar su influencia maléfica,jajaja.
    Debo decir que me encanta como escribe Alejandro, tiene muy buena prosa y usa como nadie los símiles y metáforas.
    También decir que por ahora la historia engancha muchísimo, es casi adictiva... qué gran personaje está siendo Judith, ¿qué le deparará el futuro?
    Bueno, espero que lo vayamos sabiendo poco a poco.
    Mis felicitaciones, Alejandro.
    Juan de Dios Garduño.

    ResponderEliminar
  11. Juande, gracias por los halagos. Me alegra saber que te gusta mi estilo. Trato de cuidar la prosa y dejar aquí y allá un metáfora brillante. Bueno, lo intento.

    Y me alegra verte por aquí, al fin. Ya sabes que aprecio tu valoración. A ver si sigues enganchado a la GDM.

    Ah, y cuenta, esa "supuesta" fama, háblame de ella. Gracias por tu tiempo, que ya sé que estás liadillo.

    ResponderEliminar
  12. Seguro que hay más amigos que la han leído. Ahora sólo hay que encontrar el hueco para poder comentar. Ayúdame a mejorar. Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta como nos vas introduciendo en tu historia lentamente, sin prisas y aun asi, con escens tan y tan excepcionales como la que has descrito en esta entrada.
    Quien sera ese personaje al que todos temen? Que engendros estan creando, como si de monstruops de frankenstein se tratase?
    Bravo,a migo Alejandro..Te sales.

    ResponderEliminar
  14. Compruebo con agrado que sigues paso a paso la historia, que necesariamente ha de presentarse enredada para que el natural curso de la historia la desenrede. Todo tiene su tiempo. Y lectores como tú saben entenderlo.

    Jaja, habrá que esperar a resolver esos enigmas, Athman. Muchas gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  15. Estupendo relato, me tienes enganchado e intrigado.
    Me gusta este nuevo personaje de los batas blancas, ¿le vas a dar algo de protagonismo? Esperando con ansia el próximo Martes.

    ResponderEliminar
  16. Disculpa por la demora, es que tuve un imprevisto y no pude leerlo anoche, pero ya lo leí y aqúí mi opinión.
    En primer lugar, me gustan mucho los contrapuntos en las novelas y me da gusto que aquí tú te sirves de hasta tres historias que transcurren simultáneamente -el soldado del primer capítulo, Judith y estos hombres de batas blancas-. A cada uno lo sitúas en su contexto y lo rodeas de una serie de detalles que dicen mucho acerca de quiénes son.
    Después me ha gustado mucho la escena dentro de la iglesia, muy brutal y vívida. Pero me pregunto si es casual que hayas escogido justamente el interior de una iglesia para situar la escena de unos hombres con batas blancas que construyen un cuerpo a partir de trozos dispersos de distintos cadáveres. Me llama la atención, tal vez simplemente se te ocurrió.
    La apareción de ese misterioso personaje, Ahab, me ha intrigado mucho, me pregunto si tiene algo que ver con Judith

    ResponderEliminar
  17. Antonio, te refieres (entiendo) al bata blanca de las gafas. Tendrá su mínimo protagonismo, salvo que haya muchos mensajes a favor de este personaje y pueda salir más centrado en la foto. Es cosa de los lectores el ayudarme. Lo cierto es que por ahora es un personaje secundario.

    Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  18. Por supuesto no hay nada que disculpar, Giancarlo, cada uno dispone del tiempo que tiene. Gracias.

    No es casual puesto que es una iglesia de gran historia y enorme belleza. Y que me impresionó en mi última visita a Sevilla. Ahora, cosa bien distinta es que la historia tenga demasiadas connotaciones religiosas. Que no es el caso.

    ¿Ahab y Judith? ¿Conocerse en el transcurso de la historia? ¿Conocerse de antes?
    Juega, y el resto de los lectores también, a especular. La historia, auqnue no lo creáis se construye a partir de vuestros comentarios, eso sí, siguiendo el esquema argumental que tengo en mente.

    Qué propones. Cuenta, Giancarlo.

    ResponderEliminar
  19. Pues a mi parecer a la historia le hace falta el elemento romántico para hacerla más atractiva a los ojos del lector promedio, aunque no sé si en este género el romanticismo calce muy bien. Se sugiere la presencia de un novio de Judith en la escena en que ella está conduciendo, momentos antes del accidente. O un ex novio tal vez, porque ella como que no quiere contestarle. Como la aparición de ese Él cuya presencia aterra a los hombres de batas blancas me ha intrigado mucho, se me ocurre que podría haber "algo", algun vinculo, entre éste y Judith. Quizá es demasiado descabellado, pero al menos a mí me resultaría atractivo.

    ResponderEliminar
  20. Es cierto que en la escena del accidente ella habla por el teléfono con un hombre. Dejo la duda de si es el novio o el marido, o todo lo contrario, el exnovio o el exmarido.

    Lo que pasa es que, como bien apuntas tú mismo, lo del romanticismo en este género todavía no lo he visto ni en películas ni en libros.

    A mí me parece cuando menos arriesgado. Tendría que preguntarlo a gente especialista en la temática zombie.

    Gracias, Giancarlo.

    ResponderEliminar
  21. Me ha parecido un capítulo bastante terrorífico, sobre todo por el personaje que comparas con el capitán Ahah (entiendo que el de "Moby Dick"). Sigo deseando saber más acerca de los misterios de este hombre y, por supuesto, de Judith.
    Aunque el tono es duro, lo que más me repugnó es el momento en que el operario de las gafas tiene un amago de vómito, y le sale una pasta amarillenta por el desgarrón de la garganta. Un pelín repugnante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Todo a su tiempo, claro que sí, Vanessa. Por supuesto tomo nota de todos los comentarios y sigo con la redacción, variando tal o cual detalle a razón de vuestras palabras.

    Espero seguir gustando. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Muy buen capítulo, Alejandro. Espero más entradas. Que ya me he puesto al día con la trama. Bye!

    ResponderEliminar
  24. Listo. Por fin tengo el tiempo para escribir y me temo que voy a soltar una señora parrafada.

    Primero que nada, decir que esta entrada ha sido mi favorita por mucho. Has conseguido dar un ambiente muy logrado y un giro argumental muy interesante, aunque tú sólo te has entrampado de lo lindo con lo de los zombies a medida y el gafotas. Vamos, que no puede ser creación de Ahab por el simple hecho de que tiene estómago, y has puesto en la acción que "gafas" arranca a mano los intestinos del torso que va a formar el nuevo monstruo, de donde se deduce que estan vaciando las carcasas.

    Respecto a lo de la historia romántica, por favor ten mucho cuidado, que ya se ha abusado del tema para desvirtuar historias de terror, a menos que hagas algo similar a lo del de Maine que enhebra la cotidianeidad de los personajes, pero no nos deja enmelcochados.

    Respecto al soldado, a mí me dejas con demasiadas dudas: ¿Cómo es que se ha organizado tan pronto una milicia zombie? Porque estás hablando de que mandaron a los que fallecieron en el 75. ¿Quién ha tomado la decisión y ha enviado a los revividos a entrenar y luchar? ¿Cómo es que no han rechistado para enrolarse? ¿Cuánto hace que se dió ese gobierno zombie y cómo es que aún existen tantos sobreviveintes y la ciudad sigue en caos? Vamos, que si ya hay un gobierno organizado y en forma, me da que debería existir una sociedad zombie medianamente establecida. Así que tendrás que hacer algo con esto para no dejar semejante hueco en la historia.

    La esposa del soldado, ¿es zombie como él? ¿"Viven" juntos? ¿Tienen un hogar de suburbio tipo sueño americano? ¿Mascotas zombies? ¿Sueñan los zombies con ovejas revividas? Si, lo se, ya estoy desvariando. XD

    ResponderEliminar
  25. Me agrada que te enganches con la historia, Nelson. Un saludo. Y gracias.

    ResponderEliminar
  26. Gracias por tu esfuerzo, Errantus.

    Como supones el "gafitas" y esos "zombies a medida" no son de la misma especie, por decir algo. Por eso él puede vomitar. Respecto de los "zombies a medida" decir que no comen, sólo atacan y matan. Pero tiempo al tiempo.

    En cuanto a la historia romántica, ya le dije a Giancarlo que no creo que cuadre con la trama. Es así de sencillo, y me alegra que coincidamos en este punto.

    De lo que me hablas de la sociedad zombie y los distintos flecos que quedan sueltos, se explicará todo más adelante. Tampoco quiero dar una explicación larga y ardua. Todo lo contrario, quedará insinuado poco a poco. Porque a lo mejor se dan cosas por hechas que no son tales.

    Espero haberte respondido adecuadamente. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  27. Pues me alegra que no te hubieses entrampado con los hilos mencionados. Por mi parte, ya me he enganchado más que nada con Ahab y los ELLOS. Son los que más me interesan de todo el conjunto. Aunque se agradecen las aportaciones que dan Judith y el soldado.

    ResponderEliminar
  28. Me ha gustado la entrada, en particular la última parte con el personaje misterioso de Ahad, creo que en esta última parte, la historia gana ritmo y suspense. Te felicito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Errantus, tomo nota de tu preferencia. Ellos van a salir en varias escenas. Y lo de Ahab tenía pensado sacarlo en un par de escenas más, pero todo depende de la gente. La estructura está ya, los detalles se pueden modoficar.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, Sergio. Anoto ese comentario de que la historia gana ritmo y suspense. Un saludo a esa alma impresa.

    ResponderEliminar
  31. A cuenta de varios comentarios, ¿creéis que debe salir algo más ese personaje de Ahab (que no se llama Ahab, queda claro que era una licencia poética). A ver qué decís.

    Gracias por las respuestas.

    ResponderEliminar
  32. Me pongo con este en cuanto pueda. Votado en tu encuesta del lugar, y la otra la dejo para cuando salgan los personajes que aún no conozco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. La verdad es que me ha gustado, tanto la narración como el lugar que has escogido. Ciertamente el Hospital de la Caridad es un lugar muy bello. Un par de cosas:

    1º has escrito: "Las mesas de recia madera, sin devastar," está claro que las teclas han jugado contigo debe ser "sin desbastar" devastar equivale a destruir y no es el sentido de la frase.
    2º Elegir un lugar que se fundó para ayudar a los enfermos y los débiles como el origen de esos nuevos zombis lo has hecho a proposito o es casual?
    Sigue así, si el emplazamiento tiene algo que ver podrías darle protagonismo a la estatua que hay en el parque frente a la entrada. Tú mismo.

    ResponderEliminar
  34. Gracias Sharly por apuntar errores (desbastar, claro que sí, fallo de escribir a toda velocidad) y posibles soluciones a la narración (la estatua de Mañara). La verdad es que el Hospital de la Caridad es impresionante, y darle ese doble sentido a que en su Iglesia se practiquen semejantes salvajadas es un ardid literario.

    Ya seguimos hablando. Me gusta verte por la GDM.

    ResponderEliminar
  35. Este capítulo me gustó mucho, lo haces todo como muy real, hasta lo del vómito del bata blanca,que asco!.Me intriga el personaje de Ahab. Poco a poco me voy poniendo al día

    ResponderEliminar
  36. Sigo liado, pero no me olvido. En cuanto pueda me pongo al día ;)

    ResponderEliminar
  37. Lo dicho con anterioridad, me gusta tu ilsuión por la GDM. Gracias por tus halagos.

    ResponderEliminar
  38. Amigo Ángel, a ti te voy a dar yo.... Va, entiendo tus compromisos literarios. Poco a poco.

    ResponderEliminar
  39. Usted perdone :(

    Leido. Dedicirte que me ha gustado bastante todo el metodismo del proceso,y que como en otros, despierta mucha curiosidad. Y ese maestro de ceremonias pinta genial.

    Luego te doy un toque y te comento alguna cosilla ;)

    Una abrazo. Nos leemos.

    ResponderEliminar
  40. Gracias, Ángel, cuando te dejen tus compromisos literarios ... Me agrada que te guste.

    ResponderEliminar
  41. Esto se pone cada vez más interesante...

    ResponderEliminar
  42. Pues el personaje de la bata blanca me parece muy intrigante, casi tanto como el enigmático Ahab. Veremos que pasa, porque voy un poco atrasada en la lectura.

    ResponderEliminar
  43. De nuevo nos encontramos, Félix, ya me irás contando qué sensaciones obtienes en futuras lecturas.

    ResponderEliminar
  44. Sabela, con tiempo, no hay prisa. La verdad es que ambos personajes (te adelanto) vuelven a aperecer. Gracias.

    ResponderEliminar